Ambición, celos y poder: lanzan novela sobre los Pinochet

Mónica Echeverría y Patricia Lutz publican Insaciables, una historia basada en hechos reales sobre la intimidad del ex general.

por Roberto Careaga C.
Ampliar

No quiso que nadie lo viera. Se escondió detrás de un cañón en desuso y miró: maniatado a un poste, desnudo y con una capucha, un oficial del Ejército era torturado. Un médico estaba ahí para reanimarlo. Para lo otro había un corvo. Estaban en Tejas Verdes, pocos meses después de que La Moneda fuera bombardeada en el golpe de Estado de septiembre de 1973, y el “Mamo” Contreras dirigía el interrogatorio. Augusto Pinochet, jefe de la Junta Militar, habría estado ahí para cerciorarse de que se cumplieran sus órdenes. La escena, dicen Mónica Echeverría y Patricia Lutz, es real. La conocieron de voz de un uniformado que estuvo ahí. Ellas optaron por narrarla en una novela.

Se llama Insaciables, llega este fin de semana a librerías y, sobre la base de una investigación, reconstruye la historia privada de la familia Pinochet. Sobre todo de la relación de Augusto y Lucía Hiriart, que acá aparecen con los nombres de Aurelio Petochet y Lucy Didier. Con las licencias narrativas de la ficción, Echeverría (Cara y sello de una dinastía, Yo, Violeta) y Lutz (hija del general Augusto Lutz) siguen la historia de ascenso de la pareja. Una historia de engaños y maltratos, pero también de complicidad.

Parte de lo más sabroso de la novela está en el capítulo que enumera las eventuales infidelidades del ex general. Las autoras aseguran que entrevistaron a tres amantes aún vivas. “Tenía el alma de infiel”, dice Lutz. La chispa partió en los 50, cuando la familia vivía en Ecuador: Pinochet conoció a Piedad Noé, quien puso en jaque el matrimonio. Tendría más amantes. En los 80, relata Insaciables, “las mejores mujeres de Chile le tiraban los calzones”. Aceptó a todas, dice el libro. Como respuesta, su esposa ahuyentó a todas las que pudo en público.

Según explica Lutz, que intentó hacer una biografía de Pinochet, Insaciables tiene el objetivo de desacralizar al matrimonio: “Ellos están mitificados, tanto por sus adeptos como por sus detractores. A Pinochet lo tienen en una dimensión de estadista o en la del dictador que cometió grandes crímenes, pero no como este personaje simplón con ambiciones mezquinas que retratamos en esta novela”.

Desde la detención de Pinochet en Londres, en 1998, la novela va y viene en el tiempo, siguiendo paso por paso la vida de Lucy y Aurelio, desde su niñez hasta su vejez. La mujer es retratada como una arribista insoportable, que impulsó en el hogar cada avance de su esposo para llegar al poder. De ella, dicen Lutz y Echeverría, es la idea de acercarse a las familias Tohá y Prats. También lo azuzó para que apoyara el golpe del 73.

Fácil de leer, Insaciables llega a ser graciosa en el retrato de la ambición de glamour de Lucy y, por añadidura, de su esposo. También traza una línea oscura. Dice Echeverría: “Hay tres grandes etapas de Pinochet. A este simplón que en el colegio le decían el burro pasan a llamarlo zorro, por la influencia de su madre y su mujer. Después, sintiéndose un todopoderoso, pasa a ser como una hiena”.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 64
lt
    LaTercera.com
    SIGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: