Encuentran barco hundido del capitán Robert F. Scott

Terra Nova fue localizado al sur de Groenlandia, donde zozobró en 1943.

por P. Lazcano / D. Silva
Ampliar

El 17 de enero de 1912, el capitán Robert Scott y cuatro compañeros alcanzaban el Polo Sur, convencidos de ser los primeros hombres en hacerlo. Pero con decepción advirtieron una bandera noruega clavada en el hito geográfico: 34 días antes, Roald Amundsen se había convertido en el primer humano en pisar el punto más septentrional del globo.

Decepcionado, emprendió el penoso regreso hasta su barco, el S.S. Terra Nova, pero en una fatal combinación de frío, hambre y cansancio, Scott y sus cuatro compañeros perecieron.

Tras la fracasada expedición, el barco fue recuperado por sus antiguos dueños, ejerciendo labores pesqueras en Groenlandia, donde finalmente zozobró en 1943, en un viaje para entregar suministros a estaciones inglesas en el Artico. Su tripulación fue rescatada por el Southwind, un barco salvavidas de EE.UU.

Justo cien años después de la fatídica expedición antártica de Scott, expertos del Schmidt Ocean Institute descubrieron el Terra Nova, al sur de Groenlandia, a 300 metros de profundidad.

No se trató de una expedición de búsqueda, si no más bien un hallazgo casual. “Sabíamos que el barco se encontraba en la zona. Como queríamos probar nuestros nuevos instrumentos, pensamos que sería genial poder hacerlo en la zona en que se hundió el barco, pero nunca nos imaginamos que lo encontraríamos. Creo que lo hicimos por pura suerte”, dice a La Tercera Leighton Rolley, tecnólogo marino del equipo que hizo el descubrimiento y responsable de probar el mencionado equipo.

Rolley se refiere a un ecosonar, a bordo de su buque insignia, el Falkor R/V.

El mismo largo

Tras 12 horas de pruebas, Jonathan Beaudoin, experto de la U. de Hampshire (y del mismo equipo que logró hallar el Titanic) observó algunos detalles en el fondo marino que inicialmente no fueron identificados. Junto a Rolley, revisaron cada uno de ellos, y que potencialmente pudieran ser el barco. Finalmente, con la ayuda de otro experto, Jean Marie, hallaron un objeto de 57 metros de largo, la misma longitud del Terra Nova.

Sumando todas las características descritas y comparando fotos históricas de la embarcación, sospecharon que se trataba de la embarcación de Scott, lo que finalmente corroboraron enviando una cámara submarina de alta resolución hasta el fondo marino, logrando las imágenes que terminaron de confirmar que se trataba del S.S. Terra Nova.

“Sabíamos que era el barco por su chimenea. Tenía una estructura bien distintiva y yo la conocía, pues había estudiado la historia del barco”, agrega Rolley.

El experto dice que su objetivo primario era probar la efectividad del nuevo instrumento oceánico, por lo que ahora traspasa la responsabilidad de más estudios o de definir el futuro del barco a otras instituciones.

“Sé que hay que protegerlo, pues es un barco histórico y muy importante, pero eso deberán resolverlo otras organizaciones”.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 49
lt
    LaTercera.com
    SIGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: