Emma Stone: de chica indie a nueva musa de Hollywood

Su condición de chica Spider-man en El sorprendente Hombre Araña está catapultándola a la fama, combinando sentido del humor y buen ojo para elegir sus películas.

por Cristóbal Fredes
Ampliar

El mundo conoció a Emma Stone, sus felinos ojos verdes y esa voz seductora y rasposa hace apenas cinco años. Fue en Super cool, modesta comedia sobre tres amigos que se proponen perder la virginidad antes de salir del colegio y que se convertiría en la gran película teenager de los últimos años. Allí, Stone interpretaba a la chica que el regordete personaje de Jonah Hill intentaba seducir. No se supo si el muchacho lo logró (antes, de borracho en una fiesta, casualmente le pegaba un cabezazo monumental), pero quedaba la sensación de que eventualmente podría haberla conquistado. Que la simpática Jules -así se llamaba su personaje- era de esas chicas lindas pero normales, lejos de la belleza deslumbrante e intimidante de, por ejemplo, una estrella de las cheerleaders o una candidata a modelo.

Aquel personaje secundario sería clave para todo lo que vino. La marcó en detalles, como que todos piensen que es naturalmente pelirroja cuando en verdad es rubia (fue el productor de Super cool, Judd Apatow, quien le pidió ese color) y en aspectos más trascendentales, como haberle pavimentado el camino para las 14 producciones que haría después. Una cifra escandalosa tratándose de apenas un lustro y prueba de que la carrera de esta nativa de Arizona no ha hecho otra cosa que ascender.

Su talento y carisma le han abierto puertas en la comedia, su hábitat natural -Tierra de zombies (2009), Se dice de mí (2010), Loco y estúpido amor (2011)-, pero también en producciones dramáticas como Historias cruzadas (2011), un rol protagónico que la acercó a una audiencia más amplia. Hoy, la actriz conocida por su sentido del humor y sencillez está en la cresta de la ola por su condición de chica Spider-man en El sorprendente Hombre Araña, que en su primera en la cartelera chilena sumaba 189.617 espectadores, según datos de Ultracine. En ella encarna a Gwen Stacy, el primer amor de Peter Parker (Andrew Garfield) y en cierta medida se mueve en un terreno que conoce bien: el de la adolescencia, con toda la energía y torpeza que esta conlleva. “Asumo que esta será la última vez que me dejen interpretar a una chica de la secundaria”, le dijo al portal About.com, pensando en que tiene 23 años.

Su éxito como actriz ha tenido un interesante correlato en las revistas de entretención y belleza, prueba de que el buen sentido del humor es a veces más sexy que un físico despampanante. Está en los primeros lugares de cuánto ranking de revista masculina y, mayor mérito, ha conquistado al siempre exigente mundo de la moda. Como irrefutable prueba está la portada de la revista Vogue estadounidense de julio, donde se ve más guapa que nunca.

Dentro de las cotizadas páginas de la que dicen que es la biblia de la moda, la actriz revela interesantes aspectos de su vida. El más curioso: cuando niña padecía de fobia social. Por lo mismo, iba a clases con miedo y no podía ir a casas de amigos cuando la invitaban. Estando en terapia surgió la arriesgada idea de intentar con improv (comedia improvisada arriba de un escenario) y los resultados están a la vista de todos. Tan a la vista, que cuesta imaginar que la locuaz Stone -entre otras cosas, dos veces anfitriona de Saturday night live- tuvo alguna vez problemas de personalidad.

En la misma Vogue Marc Webb, director de El sorprendente Hombre Araña, la describe como “divertida” y “hermosa”. “No anda dándoselas de guapa y coqueteando, aunque podría. Trabaja duro y hace que los actores que la rodean se vuelvan mejores”. Will Gluck, que la dirigió en Se dice de mí, acaso su mejor papel, y también en la breve escena que tiene en Amigos con beneficios, la tapó en halagos. “Entrega interpretaciones increíblemente específicas, ricas y con matices. Será una grandísima estrella por muchos, muchos años”, sentenció.

Su próxima aparición en pantalla grande será coprotagonizando The gangster squad, thriller policial del director de Tierra de zombies donde compartirá pantalla junto a Sean Penn y será nuevamente pareja de Ryan Gosling. Antes lo fue en la notable comedia Loco y estúpido amor. Su pareja en la vida real es, eso sí, Andrew Garfield, el nuevo hombre araña, y a quien conoció rodando la película. Por lo mismo, la chica es ahora también habitué de los paparazzis y las páginas de chismes. No es para menos.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 97
lt
    LaTercera.com
    SIGUENOS TAMBIEN EN:
    ACTUALIZA TU EXPLORADOR: