Bono al logro escolar

EL INGRESO Etico Familiar es una política social nueva que recoge experiencias modernas de políticas sociales en el mundo. Entre ellas, especialmente tres: que se sale de la pobreza no con asistencialismo, sino con la voluntad de la propia familia, y de ahí el concepto de alianza entre un Estado que da bonos y familias que cumplen deberes, como el carné de salud al día y la asistencia a clases; que hay que poner a la mujer en el centro, porque entregándole a ella los recursos se asegura en mayor proporción que éstos lleguen a los niños y a la casa; y que hay que premiar, y no castigar, el esfuerzo y la superación. 

Por eso, el Ingreso Etico Familiar incorpora dos bonos por logros. Un premio (subsidio) a las mujeres que trabajan, que equivale, en promedio, a 20% del sueldo; y un bono al logro escolar. Esto significa que para los niños y jóvenes entre quinto básico y cuarto medio que pertenezcan a las 1.380.000 familias más vulnerables del país habrá un bono de $ 50 mil al año, en el caso de los que están entre el 15% mejor de su curso, y de $ 30 mil para los que estén en el 15% siguiente. En general, en un curso tipo de 40 alumnos, 12 de ellos recibirán el bono que se paga siempre a la madre. Se estima que este beneficio será recibido por alrededor de 200 mil alumnos. 

La verdad es que cuesta entender la polémica que este bono al logro escolar ha generado en estas páginas. Primero, porque ya hay varios precedentes de este tipo en la política social chilena, sin que hasta ahora nadie lo haya criticado. Por ejemplo, existe la Beca Presidente de la República, que premia a los alumnos vulnerables que tienen un promedio de notas superior a seis. En años más recientes se introdujo también la política de premiar con un computador al 5% de los mejores alumnos de sexto básico. Se trata de los dos niños con mejores notas del curso, siempre que cumplan con la condición de vulnerabilidad. Nadie dijo en su momento, como lo señalan ahora, que regalar un computador a los dos mejores alumnos generaría competencia e incentivos perversos. 

Y segundo, cuesta entender la polémica porque lo que se busca es premiar e incentivar uno de los pilares para salir de la pobreza en forma permanente, como es la educación. Indirectamente, se está premiando también la preocupación de las madres por la educación de sus hijos, los hábitos de estudio, la perseverancia y otros valores que son importantes en la construcción del capital humano requerido para dejar de ser pobre.

Obviamente, esta política social, como todas, debe estar sujeta a evaluación en el futuro, para determinar su real impacto. Lo que definitivamente no es cierto es el argumento de que se pone sobre los hombros de los niños la responsabilidad de contribuir al presupuesto familiar. El Ingreso Etico Familiar entrega $ 53 mil mensuales, en promedio, a una familia tipo de cuatro personas. El bono al logro escolar es un “extra”, una vez al año, para los que obtengan buenos rendimientos. El subsidio al empleo de la mujer es otro “extra” para incentivar el trabajo femenino en la población más vulnerable.

Joaquín Lavín

Ministro de Desarrollo Social

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Opinión

Página 42
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: