Parra recibió el Premio Cervantes sin moverse de Las Cruces: "No contaban con mi astucia"

El nieto del poeta recogió el galardón y pidió una prórroga para el discurso. “Don Quijote no cabe en un fin de semana”, dijo.

por J. García / R. Careaga C.
Ampliar

Entre las decenas de llamadas telefónicas que ayer buscaban comunicarse con Nicanor Parra, solo una lo logró. Al mediodía desde Madrid, Cristóbal Ugarte, a quien apodó “Tololo”, llamaba a su abuelo para decirle que estaba hecho: pocas horas antes, vestido de gala y escoltado por dos guardias reales, había recogido en su nombre el Premio Miguel de Cervantes de las manos del príncipe Felipe.

Día frío y tranquilo en Las Cruces. Muy temprano, el antipoeta fue junto a su hija Catalina a comprar el diario. De ida manejó ella, de vuelta él iba al volante de su Volkswagen escarabajo. “Buena la palabra del príncipe”, le dijo a un periodista que le informó que había sido definido como “rupturista”. Luego, vino el ya clásico silencio de Parra ante la prensa. De gorro de lana y bastón, cerró el pequeño portón de su casa, donde desde el año pasado se lee un grafiti: “Don Nica al Nobel”.

Más tarde, su nieta Isabel Soler contó a La Tercera que su abuelo estaba feliz y muy atento a los artículos que la prensa le ha dedicado. En los últimos días, contó, mantuvo contacto permanente con su hija Colombina y “Tololo”, allá en Madrid. El domingo envió los últimos ajustes a las palabras leídas en la Universidad Alcalá de Henares.

Sin la presencia de Parra ni tampoco del rey Juan Carlos, la ceremonia del Cervantes fue protagonizada por “Tololo”, quien leyó acompañado por la clásica máquina de escribir Underwood de su abuelo. Partió informando que Parra pedía una prórroga para entregar su discurso. Una prórroga de mínimo un año. “Don Quijote no cabe en un fin de semana”, leyó citando palabras que horas antes le había confiado el poeta.

“Tololo” siguió con la lectura de un puñado de antipoemas, entre los que incluyó Soliloquio del individuo, La seriedad con el ceño fruncido y El hombre imaginario. El arranque fue con un texto inédito titulado ¿Esperaba este premio?: “No / Los premios son / Como las Dulcineas del Toboso / Mientras + pensamos en ellas / + lejanas / + sordas / + enigmáticas / Los premios son para los espíritus libres / Y para los amigos del jurado / Chanfle / No contaban con mi astucia”.

Para el final, Tololo aseguró que en esos momentos su abuelo en Las Cruces se formulaba una pregunta que ya se la había adelantado a este diario: “¿Se considera Ud. acreedor al Premio Cervantes? / Claro que sí / Por qué / X un libro que estoy x escribir”.

En la ceremonia, además de Colombina y su hija Julieta, también estaba otro hijo del poeta, Ricardo Chamaco Parra, el ministro de Cultura Luciano Cruz-Coke, el poeta Raúl Zurita, el director de The Clinic Patricio Fernández y el crítico y curador de las Obras Completas y algo + de Parra, Ignacio Echeverría, quien llegó acompañado de la cantante estadounidense Patti Smith. “Me gusta la poesía de Parra porque es rebelde y humana”, dijo la madrina del punk neoyorquino que a inicios de año estuvo a punto de visitar Chile a propósito de su fanatismo por Parra y Roberto Bolaño. En Alcalá de Henares, Smith estuvo con la familia Parra antes y después de la ceremonia.

Rumbo al Nobel

“A Parra aún le faltan muchos premios por recibir”, dijo ayer Cruz-Coke minutos después de la ceremonia. No hablaba por hablar: el Consejo de Cultura es parte de una nueva nominación al Nobel de Literatura del autor de Poemas y antipoemas coordinada por la Universidad Diego Portales.

Nominado muchas veces antes, la primera en 1972, esta vez Parra tiene a su favor el ruido del Cervantes. Y un eco que, entre otras actividades, incluirá una exposición en España de sus trabajos plásticos. Precisamente en este viaje, Colombina Parra junto a la productora Morgana Rodríguez cerrarán un trato para montar una muestra en Madrid inspirada en Obras Públicas, la exposición parriana de 2006 en el Centro Cultural La Moneda. Esta semana se definirá el lugar y la fecha.

Sobre el Nobel, el 28 de enero fue entregada a la Academia Sueca un dossier de Parra, elaborado por Rodrigo Rojas, director de la Escuela Creativa de la UDP. Se incluyen textos sobre su antipoesía, obras completas, traducciones y textos de los académicos Julio Ortega, de la Universidad de Brown, e Ilan Stevens, del Amherst College. El 7 de julio, en tanto, el Consejo del Libro, la UDP y el Instituto Cervantes unirán fuerzas y realizarán en Estocolmo un seminario en torno a Parra.

La agenda de hoy de “Tololo” sigue en torno al Premio Cervantes: depositará en la llamada Caja de las Letras del Instituto Cervantes, la máquina de escribir de su abuelo. La acompaña una carta de Parra cuyo contenido solo puede ser revelado después de 50 años.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 44
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: