Casa 212 estuvo cinco meses parado y tenía una trizadura en las alas

La nave permaneció en Enaer, donde fue pintada y no se le sometió a ninguno de los arreglos que tenía pendientes.

por Patricio Carrera y Andrés López
Ampliar

El avión Casa 212 que cayó al mar con 21 pasajeros cuando intentaba aterrizar en el archipiélago de Juan Fernández, estuvo al menos cinco meses sin actividad en los talleres de la Empresa Nacional de Aeronáutica (Enaer) en Santiago.

En ese recinto, donde se hacen mantenciones a los aviones de la Fach, el Casa 212 solamente fue pintado.

Altas fuentes de la Fach confirmaron a La Tercera que el siniestrado avión llegó en marzo de 2011 hasta dependencias de Enaer, donde fue sometido a labores de remozamiento. Ahí se realizó un vuelo de prueba. Luego, a fines de agosto fue devuelto al grupo V de la Fach, con sede en Antofagasta, donde se somete a una inspección mayor. Más tarde, fue enviado a Santiago para partir el 2 de septiembre a Juan Fernández, donde protagoniza el accidente.

Sin embargo, ni en los talleres de Enaer, como tampoco en la base de Antofagasta, se realizaron los trabajos que tenía pendiente el avión Casa 212.

Hasta ahora, se sabía que entre las tareas pendientes estaba el cambio de un perno en la columna de mandos de la nave, tal como lo recomendó el fabricante en un documento que hizo llegar a la Fach en 2002. Una semana después del accidente, la Fuerza Aérea ordenó la compra de estos pernos a la empresa española.

El general Manuel Quiñones, jefe del Comando Logístico de la Fach, reconoció públicamente que el cambio de este perno no se llevó a cabo en 2010 debido a la falta de stock de la pieza. Afirmó que se cambiaron tres de los cuatro pernos y que uno quedó pendiente.

Otro antecedente relevante, y hasta ahora desconocido, es que la nave que cayó al mar también tenía pendiente el arreglo de una trizadura en el "plano medio" de las alas, según el reporte de tareas pendientes de la nave llamado "Hold Item List", documento que también es denominado "Parte Tres", y está en manos del juez de la causa. Una alta fuente de la Fach confirmó que este arreglo no se hizo.

Los altos oficiales explicaron que esta fisura estaba ubicada en una zona que no era estructural de la aeronave, que se denomina carenado. Esta es una pieza superficial y externa que iba en las alas. Los oficiales no explicaron cuánto medía esta trizadura y señalaron que debía corregirse en la próxima inspección, dado que no afectaba las condiciones de vuelo. El método de reparación debía hacerse por medio de un parche que se colocaba en el lugar donde estaba la grieta que había que reparar.

El tercer asunto pendiente que tenía la nave era el cambio de la baliza de emergencia o ELT. Este sistema se activa cuando los aviones sufren algún tipo de impacto y ayuda a su localización mediante la emisión de señales satelitales. Una orden interna de la Fach, emanada el 27 de julio de 2011, recomendó el cambio del ELT porque en los aviones Casa 965 y 966 (el accidentado) estaba funcionando de forma "errónea". En ese momento, la nave estaba siendo pintada en Enaer, pero el cambio de baliza no se llevó a cabo.

Lo extraño es que al avión gemelo del accidentado, el Casa 965, sí se le cambió la baliza de emergencia en la fecha recomendada por la instrucción interna. En la Fach señalan que al avión que cayó al mar en Juan Fernández no se le instaló la baliza satelital porque no hubo tiempo. El hecho de que hubiera trabajos pendientes en la nave ha generado al interior de la Fach una serie de críticas a los generales Manuel Quiñones y Eduardo Guevara, este último jefe de mantención de los aviones que posee la institución.

Guevara será interrogado para que explique las manutenciones pendientes.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 14
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: