Gobierno estudia beneficios tributarios para familias que gastan en educación

Presidente y ministro Larraín analizan fórmula para rebajar del pago de impuestos los gastos en educación, con un tope anual.

por W. Díaz y V. Cofré
Ampliar

Mañana, poco después de llegar del viaje que realizó a Cartagena de Indias, para participar en la Cumbre de las Américas, el Presidente Sebastián Piñera encabezará en La Moneda un acto para anunciar el subsidio al transporte y regiones. Se trata de una medida para paliar los efectos del alza de los combustibles y beneficiar a los sectores medios y bajos, que ha sido transversalmente solicitada por los partidos. Tras el anuncio, que flexibilizará las compensaciones a regiones, Piñera se involucrará de lleno en los preparativos para definir la reforma tributaria, que se anunciará la última semana de abril.

Una de las medidas que se ha estado discutiendo en el gobierno en la recta final de la elaboración de la propuesta tributaria es establecer beneficios tributarios para las personas que pagan por la educación de sus hijos, revelaron dos altas fuentes de gobierno. La idea es descontar parte de estos gastos de la base imponible en la declaración de rentas de abril de cada año.

La medida la ha estado debatiendo el Presidente con el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, e incluye la cobertura de la educación escolar y universitaria.

"Se considera un crédito tributario, con un tope anual, que se podrá deducir de los impuestos a pagar por todas las personas naturales que pagan por educación", dice una autoridad. De esta manera, se establecería un límite a ese beneficio, para evitar que mientras mayor sea el gasto en educación privada, mayor sea el descuento tributario. La medida beneficiaría a cerca de 1,5 millón de personas que hoy pagan impuestos entre 5% y 40%. El gobierno también bajará esas tasas en la reforma (ver recuadro).

Una propuesta similar había planteado en diciembre el Instituto Libertad y Desarrollo, que propuso desgravar la inversión en capital humano. El centro de estudios planteó descontar los gastos de las familias en salud (adicional al 7% obligatorio) y educación (matrículas y mensualidades), con un límite de $ 250 mil mensuales. La propuesta del instituto incluso consideraba extender ese beneficio a quienes no pagan hoy impuestos, porque ganan menos de $ 534 mil mensuales.

El gobierno también se abocará en las próximas horas a otra de las reformas relevantes en educación: una iniciativa que trasladaría la administración del Crédito con Aval del Estado desde la banca a una agencia pública.

En terreno

El Presidente recorrió la semana pasada una escuela de San Ramón junto al ministro de Educación, Harald Beyer, para dar a conocer los resultados del Simce de 2011, en los cuartos y octavos básicos. Esta semana también contempla sostener una actividad con Beyer fuera de La Moneda, en los días previos al anuncio.

En el Ejecutivo señalan que el Mandatario se desplegará en terreno, para dar cuenta de que el ajuste impositivo estará centrado en el sector educacional, tras las protestas y tomas del año pasado. Ese argumento ha sido uno de los que más ha enfatizado el ministro Pablo Longueira ante la UDI, que aún no da su público respaldo a la iniciativa y que pide a cambio subsidios por el alza de los combustibles. La actividad de mañana en La Moneda sobre el subsidio al transporte será una primera señal en esa línea.

Tres cambios que incluye la reforma

1.- Alza de impuestos a las empresas: La tasa de tributo a las ganancias de las empresas subirá a 20%. Hasta 2010, esa cifra estaba en 17%, pero tras el terremoto se elevó transitoriamente a 20%, bajó a 18,5% este año y regresará al 17% en 2013. Los tres puntos adicionales significan ingresos fiscales extras por unos US$ 900 millones al año. La reforma que trabaja el Ministerio de Hacienda considera también rebajas tributarias. Con ello, la recaudación neta estimada adicional ha sido estimada por Hacienda en unos US$ 700 millones, lo que equivale a menos de 0,5% del PIB chileno.

2.- Cambios en impuestos a las personas: Hoy existen ocho tramos de impuestos a las personas, con un gravámen progresivo que va de 5% a 40%. Hoy, cerca del 18% de los contribuyentes paga este impuesto por remuneraciones (segunda categoría) y otras rentas provenientes de inversiones u otras (global complementario). Las personas con rentas mensuales inferiores a $ 534 mil -que son el 82%- están exentas. La intención del gobierno es fusionar esos ocho tramos en cinco y bajar la escala completa de tasas tributarias. La tasa máxima bajaría a cerca de 35%, publicó ayer La Tercera.

3.- El impuesto de Timbres y Estampillas: El tributo que pagan personas y empresas que contratan un crédito asciende hoy a 0,6%. Hasta inicios de 2009, la tasa de gravamen era de 1,2%. Según Hacienda, el tributo lo cancelan al año 3,2 millones de contribuyentes, de los cuales, 2,8 millones son personas. El ministerio pretende reducirlo significativamente. Otro cambio que incluirá la reforma es la ampliación del beneficio que permite a las pymes, con ventas por hasta 50 mil UF anuales, eximirse del pago de impuestos por la reinversión de utilidades. El tope se elevaría a 100 mil UF.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 2
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: