"Generar debate es un riesgo en el PC"

El dirigente sindical Cristián Cuevas apela a realizar profundos ajustes en el PC, en víspera de un cónclave de fines de mes. "El partido no debe desperfilarse en un acuerdo electoral", afirma.

por Claudia Farfán
Ampliar

FORMALMENTE, el Partido Comunista convocó a una conferencia entre el 20 y 22 de abril, para abordar aspectos de su organización interna. Para algunos militantes, sin embargo, será la ocasión donde se discutirán las divergencias que ha generado el acercamiento político-electoral de la colectividad con la Concertación. En una postura crítica está el presidente de la Confederación de los Trabajadores del Cobre (CTC), Cristián Cuevas, quien hoy concentra la atención de la cúpula del PC como uno de los consejeros con más ascendiente sobre Camila Vallejo. En esta entrevista da cuenta de los errores que, a su juicio, comete su partido y de los cambios que requiere, según él, para no perder fuerza. Cuevas, sin embargo, defiende la conducción personal del presidente de la colectividad, Guillermo Teillier.

¿Cuál es el grado de discrepancia que produce dentro del PC un acuerdo político-electoral con la Concertación?

Sobre este tema hay un debate. Si bien hay consenso en el partido sobre la necesidad de crear una nueva mayoría opositora, para algunos, este acuerdo se trata meramente de la sumatoria de la Concertación más nosotros. Nada más que eso. Yo creo, por lo menos, que para implementar esta alianza el PC requiere de una gran fuerza social y eso se logra manteniendo la movilización. Este es el capital del cual disponemos los comunistas para influir el día de mañana, si pretendemos cambiar el modelo neoliberal. Necesitamos mayor influencia, por ejemplo, para contrarrestar el incumplimiento de las promesas, como ocurrió en los 90, cuando votamos por la Concertación porque había un programa de gobierno y, sin embargo, después nos mandaron para la casa.

¿Piensa que el PC ha debido ceder como consecuencia de su política de alianzas?

El partido no debe inhibirse por este tipo de acuerdos.

¿Lo ha hecho en el último tiempo?

Por ejemplo, cuando los parlamentarios de la Concertación resuelven que no van a discutir el conflicto de Aysén en el Congreso. Ahí necesitamos de líderes que sean capaces de imponer otro criterio.

¿Cuál es la posición mayoritaria dentro de la colectividad frente a las tratativas con la Concertación?

Creo que hay una síntesis respecto de que para lograr acuerdos de mayor avance tiene que haber movilización. Sin embargo, debemos cambiar nuestra disposición, mejorar la conducción política. El partido debe volver a la calle y salir de los espacios cerrados donde se genera la militancia. Debe volver a caminar junto al pueblo, como lo hizo en otros procesos y no desperfilarse en un puro acuerdo electoral o en pactos que se hagan por arriba, porque eso genera una distancia también de la base social. Esto pasa, además, por un militante que sea distinto.

¿En qué sentido?

No podemos seguir con la rigidez de una militancia obsecuente, donde uno no puede tener una opinión de disenso. También es necesario terminar con los dogmas, para abrir espacios a la diversidad que existe en Chile. Si planteamos terminar con todo tipo de discriminación, debemos ser un colectivo que incorpore todos esos elementos en su lenguaje. Es necesario, por ejemplo, rejuvenecer el partido e incorporar a la mujer a este proyecto.

Usted habla de terminar con todo tipo de discriminación, ¿cómo ha vivido su condición homosexual en el PC?

Muchos compañeros y compañeras en otra época vivieron con gran dolor su orientación. Hoy ya no hay espacio para eso. En ese sentido, se vive una revolución cultural. Es un paso gigantesco en relación con lo que sucedía hace 10 años.

Hace mención a dar un rol importante a las mujeres en la colectividad, ¿existe cierto machismo, por ejemplo, hacia Camila Vallejo?

(…)No estamos ajenos a la situación que se vive en otros partidos.

¿Cómo ve a la antigua dirigencia comunista frente a los cambios que usted plantea?

Se ha ido burocratizando y no ha estado en los tiempos de un mundo globalizado. Muchos se han quedado con lo épico, que fuimos parte del gobierno de la Unidad Popular, etc. Pero lo que necesitamos ahora es ser una colectividad del siglo XXI. El mundo social va más adelante que nosotros. Por eso es tan revitalizante que se hayan incorporado cientos de jóvenes al PC, como consecuencia de la lucha de los estudiantes. Ellos han incorporado un ritmo nuevo y van a abrir espacios a la renovación partidaria.

¿Puede el PC desaparecer si no realiza los cambios que menciona?

Si no hacemos estos cambios puede empequeñecerse.

La disidencia de Camila Vallejo

¿Ve factible un acuerdo programático con la Concertación?

Nuestro interés es lograr una convergencia, pero con una fuerte crítica al modelo neoliberal. No somos ni vamos a ser parte de la Concertación. El tema no pasa por las candidaturas presidenciales. Si me pregunta hoy cuál es mi candidato, ninguno me interpreta, porque son todos parte de lo mismo.

¿Incluye a la ex Presidenta Bachelet?

También, a no ser que su programa de gobierno represente un avance real. Me refiero, por ejemplo, a plantear una nueva Constitución, a impulsar un sistema previsional que garantice una pensión digna y a avanzar en la reforma laboral. Pienso, en todo caso, que las fuerzas de izquierda deben llevar su propio candidato presidencial, al menos en primera vuelta.

Vallejo emite opiniones propias, en forma inconsulta al PC, ¿cómo reciben internamente liderazgos como el de ella y el suyo?

Para algunos militantes del PC constituye una amenaza.

¿A qué cree que le temen?

Algunos (en el PC) piensan que los nuevos liderazgos son caudillistas, personalistas y que no están pensando en el partido. Yo he vivido la incomprensión, porque tengo un estilo transversal y rupturista. Para la tradición de un partido centenario, generar debate es un riesgo. Algunos (en el PC) piensan que podemos ser cooptados por otros sectores o formar otro frente con fuerzas de izquierda, como ha ocurrido en los procesos venezolano, ecuatoriano y boliviano, donde hay una ruptura con la militancia histórica de la izquierda.

Afirma que el liderazgo de Vallejo es poco obsecuente con el PC, ¿cómo se entiende que tras su reunión con Fidel Castro haya señalado que sus reflexiones "constituyen una luz de esperanza"?

No es contradictorio, porque en Chile estamos dando una batalla contra el modelo neoliberal, y las reflexiones de Fidel se dan en el contexto de un mundo civilizado, donde estas ideas están influyendo en cambios significativos. Creo que a esa reflexión hacía referencia Camila. En ningún caso hacía alusión a trasladar la experiencia cubana a nuestro país.

¿No existe una idealización de un régimen autoritario como el cubano?

No puede llamarse a idealizar el sistema y desconocer que hay problemas allí. Te hablo desde mi experiencia, porque yo no fui en una agenda oficial, sino en una agenda personal y conviví con el pueblo cubano. No vi lo que relata Yoani Sánchez, pero sí constaté que hay una situación de debate y de descontento, como puede haber en cualquier sociedad. Creo, sin embargo, que la mayoría de la gente apoya el proceso.

¿Se habría reunido con la disidencia?

No, porque son amparados por las oficinas que operan en representación de EE.UU.

Usted y Camila Vallejo parecen ser más comunistas que nadie…

En lo sustantivo, en la construcción del socialismo como etapa final, sin duda.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Reportajes

Página 18
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: