Científicos de Chile y Australia desarrollan test que advierte riesgo de parto prematuro

La presencia de ciertas proteínas en el flujo cervicouterino permite alertar siete días antes si se desencadenará un parto.

por Cecilia Yáñez

En Chile, entre el 6% y el 7% de las mujeres embarazadas tiene partos prematuros y la mayoría de las veces no existe ninguna señal ni síntoma que lo advierta. De hecho, es la principal causa de muerte perinatal en nuestro país. En los países desarrollados, las mujeres que dan a luz antes de las 37 semanas llegan al 11% o 12%.

Hipertensión, diabetes y un parto prematuro previo son factores de riesgo que incrementan la posibilidad de que un niño nazca antes de lo establecido como límite saludable. Pero la ciencia no ha sabido, hasta ahora, explicar por qué un parto se adelanta, ni menos predecirlo. Sólo se hace evidente cuando hay contracciones, sangramiento o rompimiento de la bolsa y ya no hay vuelta atrás.

Es por esto que científicos chilenos y australianos se unieron en una investigación que creará un test de diagnóstico molecular, que detectará una serie de proteínas en el líquido cervicouterino de las embarazadas, cuya presencia revela que la madre va a anticipar su parto.

El test, que se probará en mil mujeres chilenas, puede alertar sobre el riesgo de parto una semana antes de que éste ocurra y, una vez terminado, será el primero de su tipo en el mundo.

Disminuir riesgos

"Los partos prematuros concentran la mayor morbilidad y mortalidad de niños en Chile. Sin contar las malformaciones, el 70% u 80% de la mortalidad perinatal se debe a los partos prematuros", explica Sebastián Illanes, gineco-obstetra y vicedecano de investigación de Medicina de la U. de los Andes, quien dirige este estudio junto a Gregory Rice, director del Centro para el Fortalecimiento Clínico de la U. de Queensland, en Australia.

Illanes dice que pese a toda la investigación existente, desde hace al menos 20 años que en Chile se registran las mismas cifras de prevalencia de parto prematuro. "Ha mejorado la atención a estos niños, mueren y enferman menos, pero porque hay mejores recursos neonatales", indicó.

Un parámetro utilizado hoy por los especialistas para anticipar el riesgo de parto prematuro es la medida del cuello del útero: las embarazadas con cuello de útero corto tienen un mayor riesgo de que el parto se anticipe, pero en la práctica no es tan exacto. "Este test será capaz de proporcionar a los médicos una información de mejor calidad, para ayudarles a identificar correctamente a las mujeres que tendrán un parto prematuro y, por tanto, ser capaz de proporcionar una mejor gestión y el tratamiento para estas mujeres y sus bebés", dijo Rice.

Actualmente, se ha demostrado que la administración de progesterona en embarazos de riesgo permite disminuir la incidencia de partos prematuros, al reducir las contracciones en las paredes lisas del útero. Pero como esta terapia y otras medidas preventivas "no se hacen en forma temprana, no es tanto el beneficio", explica Illanes. Este test, apoyado por el programa "I+D Aplicada", de Corfo, permitiría esa intervención temprana.

Perfil proteico

Gregory Rice dice que son muchas las proteínas que cambian con el embarazo. A la fecha se han identificado cientos de ellas en el útero, en la sangre y en el flujo cervicouterino. Con el parto, son alrededor de 20 o 30 las que se modifican y son algunas de esas las que se buscará identificar con el kit.

En la práctica, sólo requieren identificar cinco o siete para el desarrollo de la prueba definitiva, que podrá decir si dentro de los próximos siete días existe algún nivel de riesgo. "Las proteínas producidas por las células en el cérvix provocan que el cuello del útero se haga más corto y se ablande, como preparación para el parto. Pero también pasan a la vagina, y podemos medir y recopilar esos datos".

El experto australiano dice que las proteínas que estudiarán "son las que participan en las etapas finales de la entrega y, por tanto, comunes a todas las causas de un parto prematuro. Eso es lo que las hace útiles en la construcción de mejores pruebas", dijo.

El estudio parte este año y durará tres, tiempo en el que se tomarán muestras de flujo cervical (procedimiento similar al Papanicolau) a mil pacientes de la Clínica Dávila, durante las semanas 22 y 24 de gestación. Los datos recopilados ahí se sumarán a la historia materna de la mujer y un algoritmo computacional arrojará su nivel de riesgo de parto prematuro.

En el kit inicial con el que se realizará el estudio en Chile se buscarán 12 proteínas, pero el equipo de Rice pretende ver si hay otras relevantes en las muestras nacionales, que serán enviadas a Australia.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 56
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: