One Direction: el nuevo fenómeno del pop adolescente ya es disco de oro en Chile

El quinteto es la primera banda del Reino Unido que ingresa directamente al número uno del ranking Billboard.

por N. Townsend / C. Vergara
Ampliar

Como tantas otras veces, el linaje ha empezado a moverse. Presenta herederos, establece recambios y extiende el concepto para los que hoy superaron los 30 años y alguna vez gozaron de igual fama. Justin Bieber ya tiene a su relevo más evidente y los Backstreet Boys observan a otro de sus tantos sucesores en el siglo XXI: el pop adolescente tiene en el conjunto británico One Direction a su nuevo fenómeno global.

Se trata de cinco cantantes, cuyas edades fluctúan entre 18 y 20 años, salidos desde el programa de talentos Factor X y que cosechan parte de las ventas más voluminosas y explosivas en lo que va de este año. Números: el pasado 13 de marzo, su debut, Up all night, despachó 176 mil copias en EE.UU. y entró directamente al primer lugar de la lista Billboard, convirtiéndose en el primer crédito en la historia de la isla que alcanza tal logro. Un fenómeno vislumbrado desde febrero, cuando su primer single, What makes you beautiful, ingresó en el número 28 del Billboard Hot 100, alzándose como la entrada más alta alcanzada por una agrupación inglesa desde Wannabe (1997), de Spice Girls.

En su país, el asunto ha sido igual de apabullante: con salida un poco antes que al otro lado del Atlántico, en noviembre, el título facturó 138.631 ejemplares en una semana y se catapultó como el de más rápida venta en ese período durante 2011. Con ello, fue uno de los álbumes más adquiridos en el Reino Unido en la última temporada.

Ante los números, y frente a la nueva mina de oro de la industria mundial, la crítica anglo se sumergió en un entusiasmo sin límites y los bautizó como "los nuevos Beatles". Llegaron a instancias como el espacio Today Show y, en las próximas semanas los esperan la consagración mediática que simboliza aparecer en instancias como los Kid's Choice Awards y Saturday Night Live. Además, ejecutivos de Nickelodeon ya les ofreció un proyecto para llevar su vida a la TV, aunque los propios integrantes han temperado la idea.

Pero el éxito no sólo se remite al otro lado del Ecuador. Según cifras de la filial chilena de Sony, Up all night llegó a tiendas la semana pasada y ya es disco de oro con más de cinco mil unidades, 3.500 de ellas despachadas sólo en su primer día. Los personeros de la disquera dicen que la clave esté en un rápido posicionamiento a través de las redes sociales y en la fuerte campaña promocional impulsada a partir de Factor X Inglaterra, espacio de amplia tribuna y con capacidad planetaria para facturar héroes de rápido ascenso. De hecho, y a diferencia de otros créditos, las pasadas radiales no representan la gran vitrina de su suceso, ya que sólo son tocados de manera constante en tres emisoras (Carolina, Disney y 40 Principales).

Eso sí, su disco de oro asoma como todo un logro en el mercado local, ya que figuras más consolidadas -como Michael Bublé o Bruno Mars- demoraron un par de meses de 2011 en capitalizar las cinco mil unidades. La única que se escapa al parámetro es Adele, cuyo álbum 21 ha reportado 19 mil copias desde abril de 2011 a la fecha.

El éxito de One Direction ha propulsado la irrupción de tres clubes de fans a nivel local. Seguidores que crecen bajo el nombre de Directioners -así como Bieber tiene a sus Believers- y que sobreviven a través de Facebook y Twitter. Un suceso similar al que disfrutan otras latitudes de la región, como Brasil, Argentina y Perú.

¿Y cómo suena el nuevo fetiche sub-20? Casi como siempre: melodías armadas bajo un pop rock amable, con guitarrazos de cuidada fiereza y, a momentos, un brochazo dance ideal para la pista de baile. Una fórmula ya conocida, pero que tuvo un origen menos simple: en un principio, los cinco artistas se presentaron de manera individual y fueron rechazados por Factor X.

Bajo la idea de Nicole Scherzinger, una de las juezas invitadas, los jóvenes -Niall Horan, Liam Payne, Zayn Malik, Harry Styles y Louis Tomlinson- se unieron en un quinteto y empezaron a ser trabajados en el ítem "Grupos".

Así, terminaron terceros en la séptima temporada del programa, pero inmediatamente firmaron con el sello Synco Records, casa discográfica a cargo de Simon Cowell -Rey Midas del pop para las masas y que también los ayudó a posicionarse- y que les ofreció casi US$ 3 millones de contrato. Una inversión, que hasta ahora, sólo goza de jugosos dividendos.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 75
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: