Si su hijo controla la imaginación, controlará la ansiedad

El inicio de las clases provoca ansiedad en muchos niños, sobre todo en los más creativos. Aquí, cuatro pasos para lograr que ellos aprendan a controlarla.

por Fernanda Derosas

LA VUELTA al colegio es un factor de ansiedad. No para la mayoría, pero sí para un grupo importante. Sobre todo, para los más imaginativos. Porque su ansiedad proyecta en su mente detalladas, y no muy amables, escenas sobre lo que podría pasar un día cualquiera en la sala de clases, es decir, en un escenario que no dominan y que tiene demasiados actores como para poder controlarlos.

A esa conclusión llegó la psicóloga canadiense Robin Alter, quien se dedicó a analizar durante 10 años el origen del problema de los niños con excesiva ansiedad ante un nuevo panorama. ¿Su conclusión?, los niños ansiosos tienen un nivel de imaginación mucho más elevado que el promedio, por lo tanto, ante cada situación, construyen una realidad en su cabeza que aparece tan real como una que hayan vivido, aunque con elementos algo fantásticos. Los resultados de las diversas investigaciones, Alter las plasmó en el libro Anxiety and the gift of Imagination.

Y es a partir de su experiencia en las consultas, que la especialista establece cuatro pasos para que los niños logren controlar su imaginación y, por ende, su ansiedad. "Hay que enseñarles a los niños a controlar su imaginación para tratarles sus miedos de ansiedad", ha dicho Alter. Y para eso, es fundamental el rol de los padres.

1. Sacar el lado positivo: Considerando que los niños ansiosos tienden a tener una mayor capacidad de imaginar, la idea es recalcarles que es un beneficio. Al convencerlo de que pueda hacer lo que quiera con su imaginación, el niño se abrirá más a conversar y explicar qué es lo que le está pasando, es decir, a comentar sus temores.

2. Buscando la metáfora de control: El segundo paso es hacer que se acuerden de una experiencia de su vida en la que hayan tenido que controlar algo y que ese proceso haya requerido tiempo, dificultad y repetición, y que la frustración y la ira, por momentos, hayan impedido el éxito. Un buen ejemplo es hacerlo acordarse de cuando aprendió a andar en bicicleta: de la misma manera en que aprendió a frenar la bicicleta, puede frenar y dirigir la imaginación. La psicóloga expresa que este método es eficaz porque se logra motivar al pequeño. Es importante convencer al niño de que evadiendo las situaciones perderá momentos importantes de su vida.

3. Crear un deseo de cambio: Hay que mostrarles que las situaciones que les preocupan no son realmente amenazantes y que ellos tienen habilidades propias para enfrentarlas. Es decir, hay que propiciar un deseo de cambio. La psicóloga menciona que hay que tener en cuenta que los niños confían en sus padres, y que en ese sentido, hay que aprovechar la oportunidad de confianza.

4. El tiempo es importante: Una vez que el niño decide cambiar, hay que enseñarle a ser responsable con su imaginación y esto lleva tiempo. Una buena forma es haciendo que recuerde las imaginaciones que creó en momentos de estrés y analizarlas. La idea es que entienda que las cosas no son tan malas como le parecen.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 15
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: