El nuevo perfil del provinciano

Hace unas décadas se les atribuía una mirada ingenua y muy alejada de la contingencia. "Hoy estamos globalizados", dicen. Y cambiados. Ya no miran a Santiago como un referente y valoran la calidad de vida que hay en regiones. Pero aún critican la toma de decisiones centralizada.

por J.M.Jaque y N.Zunino /Ilustración: Rafael Edwards
Ampliar

VEIAN sólo Canal 7 y con días de atraso. La Madrastra tenía sintonía récord... sólo en Santiago, porque escaseaban las antenas repetidoras y Canal 13 no llegaba a todas partes. ¿Los cines? Pocos, y las películas, pocas también. Los que llegaban a las universidades en Santiago, tal como los cines y las películas, pocos, sólo un muy buen puntaje y una familia que pudiera pagar la mensualidad y la estada, les permitía llegar. Y esos eran un puñado por cada región.

Sobre su manera de ser. Con cierto aire ingenuo. O poco moderno (si le gusta más). Atrasados en lo cultural. Desconectados de la contingencia. Menos preparados en lo académico. Como dice la Real Academia Española, "poco elegantes o refinados". Provincianos.

Hoy, intente buscar a uno de ellos. Trate de encontrar alguien que -sin dar mayores detalles de su vida- se le note la provincia. No es fácil, porque la globalización, los adelantos tecnológicos y el progreso los tiene a la par de quienes viven en Santiago o en cualquier gran ciudad.

"La globalización nos permite estar conectados con el mundo y hoy tengo las mismas opciones que los de Santiago o de cualquier gran ciudad de leer un diario como El País de España", resume Bernardo Guerrero, sociólogo de la U. Arturo Prat y experto en identidad del Norte Grande. Y claro, eso se refleja en aspectos como el acceso a internet en las casas: en el norte el 58% declara tenerlo, en el sur el 64% y en la Región Metropolitana el 65%. En cuanto a los celulares, en el norte y en el sur, el 92% tiene, y en la Región Metropolitana el 88% (Estudio Chile3D 2011, de Collect GfK).

Para Gonzalo Delamaza, director del Centro de Investigación Sociedad y Políticas Públicas de la U. de Los Lagos, Campus Santiago, esta modernización va de la mano del desarrollo de las regiones, que ha permitido un acceso a bienes y servicios que no difiere mucho entre ciudad y ciudad. Y esa percepción se ve reflejada en las respuestas de los propios habitantes: según una encuesta de la U. de Los Lagos, con datos de la Subdere 2009, en nueve regiones del país -descontando la Metropolitana- más del 50% estimó que su región se había desarrollado por sobre las otras opciones ("se ha mantenido" o "ha retrocedido").

Y, claro, en términos de bienes, por ejemplo, es cosa de echar andar la memoria: en los 80 si alguien de regiones llegaba a Santiago, aprovechaba de ir al cine para ver los estrenos que aparecerían meses después en el cine de su ciudad y de comprar en tiendas de Providencia lo que definitivamente no llegaría a las tiendas de provincia.

Hoy, en los mall de Antofagasta, Santiago, Concepción o Valdivia las grandes tiendas son las mismas. Y si se busca ejemplos de consumo más específicos, el 38% de los que viven en el Norte declara tener un plasma o LCD, en el Sur el 34% y en la Región Metropolitana el 35% (Chile 3D) .

No es muy distinto ¿no?

No. Hoy no. Pero si hubo diferencias. Y grandes. Porque en los 70 lo que le quedaba a un buen alumno de regiones era competir por los cupos de las universidades de Santiago y rogar para que su familia pudiera pagar lo que eso significaba. "En mi casa en Temuco era un mandato venir a estudiar a Santiago. No existía otra posibilidad", cuenta Patricia Arias, investigadora del Centro de Estudios del Desarrollo (CED), quien llegó a la Facultad de Derecho de la U. de Chile a finales de esa década. Es que las opciones eran muy pocas: Católica de Valparaíso, Austral (Valdivia), Católica del Norte (Antofagasta), la de Concepción y Federico Santa María (Valparaíso). Actualmente hay 61 universidades (entre tradicionales y privadas) a lo largo de todo el país.

Por eso mismo, por estos días, la exigencia de tener un cartón como pasaporte para un mejor futuro está instalada de Arica a Punta Arenas. "Uno puede ser exitoso en regiones perfectamente. En términos educacionales, Santiago sólo conserva una mejor calidad de postgrados y doctorados", explica Patricio Vargas, geógrafo de la UCV y máster en proyectos urbanos regionales de la Cepal.

Cuestión de calidad

Santiago, hace sólo unas décadas, era la aspiración de gran parte de los que no eran santiaguinos. Porque en la capital pasaban cosas y, como en New York New York (la canción que originalmente cantó Liza Minelli en la película del mismo nombre y luego Frank Sinatra), si se triunfaba en Santiago, se triunfaba en cualquier parte.

Y quizás eso fuera cierto, pero ya no con tanta intensidad. Basta ver la respuesta de una encuesta realizada por la U. de Los Lagos (con datos de la Subdere). Ante la pregunta ¿si tuviera la ocasión y se dieran las condiciones, se cambiaría de región?, el mayor porcentaje de consultados que respondió afirmativamente (45,6%) eran de la RM. Y las regiones que les resultan más atractivas a esos capitalinos disconformes son la V, la IV, la VII y la X.

Lo que pasa, dicen los especialistas, es que ahora los que viven lejos de la Región Metropolitana no la ven como un modelo a seguir. Para ellos, Santiago está teniendo lo malo de la modernidad como la inseguridad, la contaminación o las largas distancias.

"Hoy somos provincianos, pero globalizados y con una calidad de vida mucho mejor que en Santiago. Tenemos rico clima, podemos almorzar en la casa y hasta dormir siesta", comenta Guerrero.

Y efectivamente, uno de los aspectos que más les molesta de la capital y que más valoran de las regiones, es la calidad de vida. Y no sólo en términos de distancia o polución, también en cuanto a la necesidad de mantener la manera en que siempre vivieron. De acuerdo con Delamaza, la gente valora la relación entre las personas y el hecho de tener tiempo; aun es valioso conocer al vecino y saber que el joven que se encontró en la panadería es nieto de tal o cual señora.

Una cotidianidad de mayor cercanía que se refleja en sus respuestas: los datos de Chile 3D 2011, de Collect GfK, dicen que el 72% de los habitantes del Norte y 74% del Sur se declara feliz con la relación con su familia. Sólo el 63% de la RM dice lo mismo. En cuanto a los amigos, la distribución es 66% para los del norte y el sur, y 60% para los capitalinos.

Esas cifras y ese estilo de vida es el que justamente trata de preservar Manuel Antonio Baeza, sociólogo de la U. de Concepción, ante las transformaciones que están viviendo las capitales regionales. "Vivir más placidamente ahora depende del lugar donde uno vive", dice, al tiempo que cuenta que hace 10 años dejó de ir a almorzar a su casa y eso que está a sólo unas 10 cuadras de su trabajo. ¿Por qué? Atochamientos y más carga laboral. Como si viviera en Santiago: "En términos de estrés, se echa de menos la vida más lenta, que redundaba en mejor calidad de vida". Y lo mismo piensan en las regiones del Biobío, Los Ríos y Los Lagos: en las tres, sobre el 50% de las personas que viven ahí cree que la calidad de vida es "algo" o "mucho mejor" que en Santiago (Barómetro Regional 2011, U. de Los Lagos)

¿Identidad?

Como todo: nada es siempre tan bueno. Si progreso, la modernidad, la globalización llegaron y los igualaron, la sensación de lejanía se mantiene. No se las ha podido quitar nada ni nadie. Eso es lo que siente a diario Manuel Antonio Baeza y lo retrata con una anécdota: cuando enciende la radio en la mañana, se entera de los puntos de congestión vehicular… en Santiago. "Es insólito. La gente de Concepción no puede existir sólo por los incendios en Ñuble", se queja, repitiendo un reclamo histórico de parte de quienes viven en regiones hacia la toma de decisiones centralizada y al poco exitoso -dicen- sistema de regionalización. Así, sigue Baeza, Chile se ve como un país de una tremenda cabeza y un cuerpo atrofiado.

Y eso, coinciden, se refleja en ámbitos como el salarial: en promedio la Región Metropolitana (y algunas comunas del norte) registran un sueldo mensual de $ 774 mil, prácticamente, el doble de la media nacional de $ 391 mil (Sistema de Información Laboral (SIL) del Ministerio del Trabajo, publicado en 2011). Esta diferencia se explicaría por los mayores sueldos en el sector servicios financieros y un costo de vida mayor al del resto del país.

Y aunque la queja sea antigua, el dejo de alegato reiterativo fue reemplazado por una crítica más acentuada al desconocimiento que -dicen- tienen de ellos los que deciden. Por eso mismo, ser de provincia es dicho con cierto orgullo, porque implica que tienen doble mirada: la del que vive en regiones y sabe de grandes ciudades.

Para Magaly Mella, investigadora y antropóloga del Centro de Estudios Urbanos Regionales de la U. de Biobío, al tener las dos miradas se conoce otros lugares, costumbres, climas, historias y necesidades y es posible ponerse en el lugar del otro. "Si no te enfrentas con las diferencia, no la conoces. Eso es fundamental, porque permite tener más conciencia de las realidades de las regiones que son diferentes".

¿Qué identifica, en definitiva, al ciudadano de regiones? Ahí hay un tema pendiente. José Bengoa, antropólogo y director del proyecto Identidades, explica que, de acuerdo con estudios recientes, las identidades en regiones son débiles: "Si se saca el folclor y la comida, no queda mucho de identidad regional. Los movimientos regionales son más bien reivindicaciones económicas que de identidad".

Es que la región no es el principal factor de identificación. El informe Proceso de descentralización e identidad regional, que realizó la directora de Sociología de la UDP e investigadora asociada del Proyecto Desigualdades, María Luisa Méndez, muestra que, al preguntar en todas las regiones si se identifican con el país, la región, su ciudad, su comuna o su barrio, la mayoría de las respuestas apuntó a una mayor identificación con el país, a excepción de la Región del Maule, donde la identificación con el barrio es la más fuerte. Sólo los habitantes de Magallanes dijeron sentirse más identificados con su región.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 4
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: