Embalse Punilla

Señor director:

En muchas zonas, la falta de agua es una condición crítica. Uno de los embalses emblemáticos es el Punilla, en San Fabián, provincia de Ñuble, el que regaría más de 100 mil hectáreas, y no las 15 mil que se riegan año a año.
El inicio de su construcción fue una de las promesas de campaña que hizo Sebastián Piñera en la medialuna de Chillán, ante miles de agricultores. A dos años del término de su mandato, se ve remoto el comienzo de su construcción, y se seguirá  desperdiciando  ese valioso y escaso recurso en el mar, mientras ricos suelos agrícolas están en la más absoluta sequía, y vemos -con vergüenza- cómo los camiones aljibes reparten agua en aldeas y poblados.
Recientemente -y luego de insistir-, los agricultores regantes de la cuenca del río Ñuble tuvimos una reunión  con el Presidente Piñera, donde se trató el tema Punilla sin que se concluyera si éste sería o no  realidad.  Nos sentimos defraudados: mientras la autoridad nos negaba una reunión de trabajo (fructífera para la región), a los pocos días recibía en La Moneda por hora y media a un rockero extranjero para tratar temas sociales internos.
Los agricultores chilenos somos la principal actividad nacional, ya que entregamos más de un millón de fuentes de trabajo, producimos alimentos estratégicos para la población del país y hacemos soberanía en los rincones más apartados de la nación. Como si todo eso no importase, somos "artículos de segunda selección" para la presidencia.

Alfredo Schmidt Vivanco
Ingeniero agrónomo

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Opinión

Página 80
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: