Las lesiones más raras del fútbol

La grave lesión del argentino Ever Banega, al ser atropellado por su auto, hace rememorar historias en donde el drama se cruza con la jocosidad.

por Carlos Tapia
Ampliar

Ever Banega se ganó su lugar rápidamente en el fútbol argentino. En 2008 participó del plantel que obtuvo el oro en los Juegos de Beijing y en el mismo año fue transferido a Valencia. Hasta ahí, el tránsito del jugador iba en subida. No obstante, Banega tiene a su haber una serie de sucesos fuera de la cancha. Y el último de ellos es rotundamente insólito.

El domingo, Banega terminó solo su entrenamiento, ya que por tener problemas físicos no viajó a Barcelona a enfrentar a los "blaugrana", y después salió en su auto a cargar gasolina. Cometió el error de no poner freno de mano y su vehículo comenzó a moverse. Su pie quedó atrapado entre el borde y una rueda. Resultado: fractura de tibia y peroné, y seis meses de baja. Adiós al resto de la temporada.

Este momento de dolor e incredulidad viene a ser la frutilla del postre dentro de la vida extrafutbolística de Banega. Finalizada la Copa América 2011 se le vio, a través de una foto en facebook, vistiendo la camiseta de Real Madrid, situación que provocó la indignación de los aficionados del Valencia, luego de lo cual tuvo que ofrecer disculpas. El caso de Banega trae a la memoria de los aficionados al fútbol una serie de lesiones extrañas, en donde el drama se cruza con la jocosidad que producen sucesos tan pintorescos (ver listado).

El español Santiago Cañizares tiene una historia agridulce con su seleccionado. En 1992 ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona, pero 10 años después no pudo defender a su país en la Copa del Mundo de Corea y Japón, debido a un increíble accidente casero.

Primera concentración de España rumbo al Mundial, en la ciudad de Jerez. "Santi" sale de la ducha y toma un frasco de colonia para perfumarse. Se le cae y pone el pie debajo para evitar que toque el suelo. Para su mala suerte, sufrió un corte en el tendón del dedo gordo del pie derecho, que trajo como consecuencia que el ex arquero de Valencia y Real Madrid se perdiera la cita máxima del fútbol, a 14 días del comienzo. "No es un dolor físico, pero sí lógicamente anímico", dijo Cañizares, en la conferencia de prensa luego del accidente.

Martín Palermo es el goleador histórico de Boca Juniors. Nadie puede dudar de su capacidad frente al arco, aunque su paso por Europa no fue del todo fácil.

En 2001 fue transferido a Villarreal y en un partido por la Copa del Rey, ante Levante, convierte un gol. El "Loco" va hacia la hinchada para celebrar, pero se acerca tanto a las gradas que provoca una avalancha de fanáticos, lo que causa que un pequeño muro caiga sobre él, provocándole una fractura de tibia y peroné. Fue su segunda lesión de gravedad, ya que en 1999 se rompió los ligamentos de la rodilla derecha.

Ya recuperado, se fue a Betis y Alavés, en donde nunca pudo reeditar la capacidad de golerador que siempre exhibió en Argentina.

Emilio Hernández regresó este año a Universidad de Chile luego de su experiencia en el fútbol transandino, en Argentinos Juniors. Sus vivencias al otro lado de la cordillera tuvieron un suceso particularmente doloroso: en un accidente casero, se le cayó una taza de agua hirviendo en los genitales.

Ante semejante situación, tuvo que guardar reposo durante 15 días para regenerar los tejidos dañados, justamente cuando empezaba a tener regularidad en el elenco de la "Paternal".

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Deportes

Página 52
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: