Matrimonios con separación de bienes aumentan 45% en la última década

A pesar del gran aumento de este régimen, la sociedad conyugal sigue siendo la opción más utilizada.

por Carlos Pérez E.

Federico, farmacéutico, y Nury, profesora, se casaron en 2010. En medio de los preparativos de la boda debieron resolver un tema no menor: el régimen patrimonial con que administrarían sus bienes. Sin muchas vueltas, se decidieron por el de separación de bienes. "Es un tema de independencia comercial. En caso de problemas financieros o bancarios en el futuro, este régimen no esclaviza a los cónyuges", explica Federico, una decisión que, según cifras del Registro Civil, se ha incrementado en un 45% en los últimos 10 años.

Según el organismo, la cantidad de matrimonios bajo este régimen aumentó de 19.886 casos en 2001, a 28.752 en 2011, pasando a representar del 30,5% al 43,4% en el total de matrimonios. A la vez, el de sociedad conyugal cayó en el mismo período de 43.428 a 35.823: un descenso de 17,5% y pasando de 66,7% a 54,1% del total de matrimonios.

¿Razones? Los cambios que ha experimentado la sociedad chilena en las últimas dos décadas, como el acceso cada vez más a menor edad de los chilenos a bienes que antes se lograban sólo después de los 40 años, como un auto o la casa propia. También, el arribo de la mujer al mercado laboral y la ley del divorcio.

Incluso, muchas parejas que se casaron sin separación de bienes hoy se pasaron a este régimen. Y la cifra no es menor. Entre 2006 y 2011, 40.783 matrimonios se cambiaron de sociedad conyugal a separación de bienes, el 99% de los cambios de régimen patrimonial durante ese período.

Según la abogada de familia Mónica Jottar, del estudio Jottar y Campodónico, el cambio no es complejo y recomendable. Si ambos cónyuges están de acuerdo, basta que decidan si se reparten los bienes adquiridos, o bien, los venden y comienzan la relación bajo el nuevo régimen. Para ello, se hace una escritura pública ante notario, con el que la pareja se presenta en el Registro Civil. En alrededor de 15 días, el matrimonio pasa legalmente a tener separación de bienes.

Mis cosas y las tuyas

Fernanda, sicopedagoga, y Andrés, ingeniero, se casaron el año pasado, también con separación de bienes. "Cada uno tiene lo que logra con su esfuerzo y se resguardan los negocios de cada uno", dice Fernanda, integrante de una pareja que, antes de cumplir 30 años, ya es dueña de un departamento en Providencia y dos autos (uno de cada uno).

Para Octavio Avendaño, sociólogo de la U. de Chile, es el principal factor para el auge de la separación de bienes: el acceso cada vez mayor de los chilenos a menor edad a bienes que hace algunas décadas eran un logro de largo aliento, como la casa propia o el auto. "Hoy la mayoría de los matrimonios resuelve temas como la vivienda propia, a la que antes demoraba mínimo 20 años, mucho antes. Incluso, hay parejas que se casan con ese tema ya resuelto. Entonces, lo patrimonial gana importancia", dice. Según el sitio especializado en información crediticia portaldelcredito.cl, el 37% de las personas que solicitaron un crédito hipotecario a través del sitio a instituciones financieras en 2011 tiene menos de 30 años.

Asegurados

"Elegimos la separación de bienes, porque es más justo en caso de divorcio para ambos", justifica su elección Federico, representando otra de las razones del alza: la posibilidad cierta de que el matrimonio termine en divorcio.

Para evitarse los engorrosos trámites que implica la sociedad conyugal tras una separación, las nuevas parejas optan por un régimen patrimonial que evite dolores de cabeza. "El matrimonio es visto como algo temporal y disoluble, por eso muchos de quienes se casan toman la precaución de hacerlo con separación de bienes", dice Avendaño.

Sólo entre 2005 y 2008 hubo 49 mil divorcios en el país, cifra que se triplicó entre 2009 y 2011, donde llegó a más de 152 mil casos. Esto, a pesar de que la cifra de divorcios viene a la baja desde el récord de 2009: 53.555.

Mujeres trabajando

Según la Organización Internacional del Trabajo, entre 1990 y 2011, la tasa de participación femenina en el mercado laboral chileno creció más de 10 puntos porcentuales, ubicándose en torno al 43%, reflejando el fuerte ingreso de la mujer al trabajo. "La mayor participación y autonomía de la mujer en el mundo laboral es algo para lo que no estaba preparado el antiguo régimen de sociedad conyugal, donde la mujer era dependiente del hombre, algo que con la separación de bienes se ha actualizado", explica el abogado Alejandro Krausz, especialista en Derecho de Familia del estudio jurídico Bitrán & Cía., algo con lo que concuerda Avendaño. "Hoy la capacidad de adquirir bienes no es sólo del hombre, es de los dos, lo que tiene que ver con el ingreso femenino al trabajo", dice el sociólogo.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 42
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: