Tom Clancy regresa con novela sobre lucha contra el terrorismo

En Vivo o muerto el autor de Juego de patriotas reúne a sus viejos personajes para atrapar a un alter ego de Osama bin Laden.

por Roberto Careaga C.
Ampliar

"Este lugar no existe", escuchan John Clark y Ding Chavez justo antes de unirse a esa organización invisible llamada informalmente Campus. Están acostumbrados: viejos agentes de la CIA y luego de la más secreta e internacional Rainbow Six, han ido por el mundo como sombras cumpliendo misiones sin dejar huellas. Esta vez, sin embargo, es algo aún más exclusivo. Campus es un ente aparte, independiente de la burocracia del gobierno estadounidense y que tiene como objetivo detener al cerebro tras los atentados a las Torres Gemelas y opera al amparo del ex presidente Jack Ryan.

Sí, claro, es ficción. Es el sustento de Vivo o muerto, la última novela en español de Tom Clancy, marca registrada en las ligas del best seller. Recién en librerías chilenas -y ya subiendo en el ranking de las más vendidas- fue publicada en 2010 y significó el regreso del autor de Juego de patriotas tras un silencio de siete años. Volvió con todas sus estrellas: su más célebre creación, Jack Ryan, es el cerebro de un equipo en donde están Clark, Chavez, Mary Pat Foley, Ryan hijo, los hermanos Caruso y otros personajes que han poblado su obra. Un equipo que viene a ordenar la casa.

A la caza del Emir

Narrada como un relato coral, en Vivo o muerto Clancy relata varias historias paralelas que llegan a la intersección de Campus y el Emir, un alter ego de Osama bin Laden. Casi inverosímil, obsesivamente detallista en el apartado de tecnología militar y guiada por una ideología de venganza y patriotismo, la novela tuvo algo de premonitoria: imagina al Emir viviendo prácticamente en las mismas condiciones en que fue hallado Bin Laden el año pasado.

Escrita con colaboración del veterano de la Marina Grant Blackwood, Vivo o muerto está ambientada pocos años después del atentado del 11/S. Ryan, héroe de La caza del octubre rojo y Peligro inminente, entre otras, pasa el tiempo escribiendo sus memorias después de haber sido presidente de EEUU. Pero no puede quedarse tranquilo al ver el destino de su país en manos del nuevo mandatario, Edwards Jonathan Kealty, "miembro de la aristocracia más acaudalada" y responsable de la total desorganización de la CIA.

Ryan tiene una carta bajo la manga: poco antes de dejar la Casa Blanca firmó un "centenar de indultos presidenciales en blanco" para proteger a su futuro ejército de agentes secretos en Campus. Y cuando la guerra contra el terrorismo empieza a trastabillar, Ryan pone en marcha su plan. Ahí aparecen John Clark y Ding Chavez, además de su hijo: Ryan Jr. es un dotadísimo agente de inteligencia en la CIA, pero está aburrido del trabajo de oficina. Quiere mancharse las manos.

Con el mismo talento de siempre para manejar el suspenso, Clancy urde una compleja trama en la que, primero, muestra las fallas de la estrategia tradicional de la CIA para atrapar al Emir y, luego, muestra cómo el trabajo sucio de Campus puede llegar a buen puerto. Y, claro, siempre es necesario una buena idea: la de Ryan y su equipo es que el Emir no está en una cueva de Afganistán, sino más cerca de lo que se cree.

Thriller de entretención pura y dura, Vivo o muerto es también el eco del pensamiento del propio Clancy, un republicano militante que terminó quitándole su apoyo a las políticas bélicas de George Bush y a la Guerra de Irak. Según él, había que reorganizar la CIA y cazar sin tregua a Bin Laden.

Jack Ryan, en la pantalla grande

Además de los libros, Clancy ha formado su imperio a través de los videojuegos: es dueño de Ubisoft Red Storm, firma que ha llevado varias de sus novelas a las consolas. También tiene una vida en el cine: su relación con la pantalla grande está ligada a su personaje Jack Ryan. Ex marine, es un agente de la CIA con especiales dotes para entender las relaciones internacionales. La primera vez que llegó al cine fue en la piel de Alec Baldwin, quien protagonizó La caza del octubre rojo (1992), basada en la novela del mismo nombre. Tras Baldwin, Ryan tomó una figura más célebre: Harrison Ford protagonizó Juego de patriotas (1992) y Peligro inminente (1994) dos exitosas cintas de suspenso dirigidas por Phillip Noyce. Una década después, a Ford lo sustituyó en el papel de Ryan, Ben Affleck, quien protagonizó La suma de todos los miedos (2002). Actualmente, está en producción una nueva de Jack Ryan: producido por Lorenzo di Bonaventura, la película Moscú tendría como protagonista a Chris Pine (Star Treck) y narraría los inicios del agente.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 39
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: