Aumenta la digitalización de documentos históricos en Chile

Sólo en Memoria Chilena de la Biblioteca Nacional se pasó de 40 mil páginas de archivo digitalizadas en 2001, a 130 mil en 2011.

por Patricio Lazcano
  • Compartir
Ampliar

En 1947, dos pastores beduinos encontraron unos extraños rollos en una cueva en Israel. Conocidos como los Rollos del Mar Muerto, los documentos explican en parte el origen de las religiones cristiana y judía y este año, en un inédito proyecto financiado por Google, fueron digitalizados y puestos en internet para usufructo general.

La tendencia de preservar documentos históricos se propaga por todo el mundo, incluido Chile, donde por ejemplo, Memoria Chilena, sitio encargado de poner en línea el material de la Biblioteca Nacional, reconoce un aumento en la digitalización de estos archivos. En 2001 se licitó la digitalización de 40.000 páginas; este año la cifra subió a 130.000, sin considerar el trabajo del equipo interno.

Similar percepción tienen en Microsystem, una de las empresas nacionales dedicadas a este trabajo, que cifran en un 50% el incremento en la digitalización en el último año.

"Digitalizar documentos históricos garantiza la conservación en un medio seguro y perdurable de esta información, además de aumentar el nivel de acceso para el público", resume Claudio Aldunate, gerente comercial de Microsystem. La empresa se encuentra actualmente digitalizando los Archivos Patrimoniales Indígenas de Chile, en el Archivo General de Asuntos Indígenas de Temuco, además de las partidas de bautismo, matrimonio y defunciones del Arzobispado de Santiago.

El explosivo aumento de la preservación tecnológica de estos archivos encuentra en parte explicación en las cifras de Memoria Chilena: 100 millones de visitas y 22 millones de descargas en el sitio. "Nuestro objetivo es poner en línea los documentos patrimoniales que se conservan en la Biblioteca Nacional, para así llevar este valioso material más allá de los muros del edificio", dice Daniela Schütte, coordinadora general del portal.

Proceso

Para digitalizar estos documentos primero, explica Aldunate, es necesario realizar una evaluación detallada de los archivos a procesar. Determinar el estado de conservación, el medio en el cual se encuentra soportado (carpetas o empastes), el tamaño y, por último, verificar la existencia de documentos mayores tales como planos, periódicos, entre otros.

"El resultado de este análisis será fundamental para escoger la modalidad del proceso. Determinará si hay un trabajo previo que desarrollar, como la reparación y el acondicionamiento de los documentos (estirado y/o planchado), así como también decidir el tipo de escáner que se utilizará", dice Aldunate.

Este creciente aumento de archivos digitalizados obligó al rediseño y modernización de Memoria Chilena. A partir del 19 de agosto de 2013, para los 200 años de la fundación de la Biblioteca Nacional, el sitio pasará a ser la Biblioteca Nacional Digital de Chile.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 69
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: