Valles de Atacama y Biobío lideran alza de producción de vino en 2011

Según Odepa, la producción de vinos con denominación de origen subió más de 1.000% en la III Región.

por María José Tapia
  • Compartir
Ampliar

Aunque todavía su participación es baja en la producción total de vino con denominación de origen en el país, las regiones III y VIII anotaron el mayor incremento en 2011.

Según cifras de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), en Atacama se produjeron 3.380 hectolitros, lo que implicó un alza de 1.788% frente al ejercicio anterior, cuando se elaboraron 179 hectolitros. En el Biobío, en tanto, se alcanzaron los 97.921 hectolitros, lo que significa un ascenso de 59%. "Esto da cuenta de nuevas plantaciones que se han realizado", afirmó el organismo.

La IV Región también anotó una fuerte expansión, de 47%, hasta los 455.283 hectolitros.

A nivel país, en la temporada 2011 se cosecharon 8,2 millones de hectolitros, un 13% más que en 2010, lo que da cuenta de que, pese al avance de las zonas extremas, éstas aún representan menos del 2% de la producción doméstica.

El año pasado, la producción total de vinos con denominación de origen cayó 15% -por efecto, en parte, del terremoto-, sólo los valles de la III y IV Región anotaron incrementos. "Se observa en 2011 una importante recuperación", destacó Odepa.

La principal zona vinífera del país es el Maule, con 3,8 millones de hectolitros o un 46% del total producido. Le sigue, la VI Región, con el 33%. Ambas áreas, sin embargo, son las que reportan los menores crecimientos, con 5% y 14%, respectivamente, de los mostos con denominación de origen, señala el informe de Odepa.

El organismo puntualiza que la recuperación que ha ido anotando el sector tras la crisis financiera de 2008-2009 y las mayores exportaciones, también han empujado al alza los precios de la uva. De hecho, en algunas variedades, el valor casi se duplicó. Por ejemplo, en el caso del Cabernet Sauvignon -la cepa líder dentro de los vinos con denominación de origen, con el 33,9% de lo cosechado-, la uva de calidad baja pasó de costar entre $ 120 y $ 170 el kilo, a entre $ 215 y $ 245, es decir, un incremento superior al 40%.

En la misma línea, la uva del Sauvignon Blanc, cepa que alcanzó un 13,4% de representatividad, subió de menos de $ 140 el kilo, a más de $ 200.

En Odepa destacan, más aún, que las cepas menos valorizadas, como la País -en el caso de los tintos- y la Moscatel -en blancos- fueron las que anotaron los mayores incrementos: en ambos casos, el alza fue superior a 57%.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Negocios

Página 37
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: