Discos Pendiente, la fértil factoría del jazz chileno

Los músicos Nicolás Vera y Sebastián Jordán, más el productor Roberto Barahona, han editado ya nueve discos en un año de trabajo.

por Jorge Letelier
  • Compartir
Ampliar

"El jazz en Chile no vende y no nos interesa", le dijeron el 2010 al guitarrista Nicolás Vera, cuando buscaba editar su nuevo disco. El músico, con tres placas como solista, estaba cansado de la autogestión "tan solitaria", y buscaba un respaldo más formal a su carrera.

Pese a todo, decidió que lanzaría igual su disco, pero buscaría asociarse con alguien. Llamó a su amigo Sebastián Jordán, eximio trompetista y nombre clave de la escena, y le dijo: "Voy solo con el disco, ¿te parece formar un sello, y que lancemos mi disco y el tuyo?". No había mucho capital, pero sí conocimiento, contactos y ganas. Y así salió en octubre del 2010 Estática (Vera) y Cobre (Jordán), bajo el sello Discos Pendiente.

"En Chile se publican cerca de 14 discos al año, y muchos luego ni siquiera se pueden encontrar. La idea de tener un sello es que no estén todos en el aire", resume Vera.

Pese a que ya existen sellos independientes y ediciones autogestionadas, ellos ofrecen su experiencia como guía, donde aportan conocimientos y apelan a sus contactos para facilitar el proceso de grabación y promoción, pero en un proceso de "autogestión colectiva", como la define Vera. "Más que dirigir el producto, apoyamos proyectos que no saben cómo grabarlo o porque faltan contactos para ciertas cosas", se explaya.

Con grabaciones rápidas y de bajo presupuesto, el alcance de los discos es pequeño, con un tiraje que va de los 500 a mil discos. "Se venden muchos discos en conciertos, en actividades itinerantes en regiones o por internet", explica Jordán.

Clave es el momento actual de la escena jazzística. Con gran cantidad de músicos jóvenes de rigurosa formación y que prefieren tener un repertorio propio, Discos Pendiente apunta a la calidad por sobre todo. "Nos mueve tener un catálogo interesante, con propuestas artísticas más arriesgadas, y no grabar por grabar. Algo que tenga una consecuencia", dicen a coro.

La lista se engrosó con Andrés Pérez Quinteto (Santiago Vivo, 2010), y este año con Tristano!, del saxofonista tenor Claudio Rubio. Se trata de un disco nacido a partir de una investigación sobre el legendario pianista Lennie Tristano. Fue producido por Roberto Barahona, quien trabajó con Joe Henderson en EE.UU. y tiene el programa Puro jazz desde 1997 en Radio Beethoven. Barahona sabía en qué estaba Discos Pendiente y ofreció unirse a ellos.

"Colaboro en la parte técnica: grabación y mezcla. Luego, ellos continúan el proyecto", sintetiza. La experiencia del productor fortaleció el trabajo: salió el disco del saxo tenor Franz Mesko (22), Calle ciega, y están ad portas Standard Trío (Origen), lo nuevo del saxofonista Agustín Moya (Espacio elástico) y el esperado debut de Criminal Jazz, fusión de funk, hip hop y jazz, que abre el catálogo del sello hacia sonoridades más pop. Y el programa ya está copado para el 2012.

La mezcla de Criminal Jazz

Liderado por el ex cantante de Los Tetas Camilo Castaldi, Criminal jazz es el título más llamativo de Discos Pendiente. La placa, que incluye a Nicolás Vera en guitarra y al saxofonista Agustín Moya, mezcla el jazz con el funk y el hip hop. Será lanzado el 23 de noviembre, luego del disco de Standard Trío (5) y Agustín Moya (22). Además, el sello estará en Feria Pulsar mostrando su catálogo.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 61
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: