Polos financieros:

Las 10 calles más caras de Santiago

Las inmobiliarias se pelean cada trozo de suelo de estas avenidas, donde están las torres más modernas del país. Este ranking, elaborado por la consultora AGS Visión Inmobiliaria para La Tercera, revela cuáles son los barrios con los terrenos más costosos de la ciudad.

por Darío Zambra
  • Compartir
Ampliar

Av. Vitacura (entre Providencia y Rotonda Pérez Zujovic)

RR Son cientos las compañías que quieren instalarse en el que es considerado el corazón financiero de Santiago. No es barato: este es el corredor de oficinas más caro de la capital y los desarrolladores que quieren levantar un edificio aquí deben desembolsar, como mínimo, 130 UF el m2 de suelo; es decir, unos $ 2,9 millones.

. El interés por esta avenida comenzó hace una década, por razones simples: su ubicación, conectividad y su normativa, que permite las alturas libres. Pero en los últimos dos años, su atractivo se disparó en forma exponencial con los proyectos de oficinas más grandes y exclusivos del país: la Torre Titanium y Costanera Center.

En este tramo aún quedan paños disponibles (pequeños locales de barrio más cerca de Av. Tajamar), que las inmobiliarias tienen en la mira. Sin embargo, el director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, Vicente Domínguez, asegura que el interés por esta avenida podría decaer si no se resuelven los problemas de congestión que traerá Costanera Center.

Av. Apoquindo (entre Tobalaba y Manquehue)

Quien haga el ejercicio de caminar por Apoquindo, desde Tobalaba hasta Manquehue, podrá ver que en este trayecto las grúas no se detienen. En este sector se están construyendo, al menos, ocho torres de oficinas nuevas. Todas son de estándar premium, sobre todo a la altura de El Golf, que es el tramo más reconocible por los edificios modernos.

Pese a ser un corredor heterogéneo, en las zonas más cotizadas los últimos paños transados han alcanzado las 140 UF el m2. Con la inauguración de las nuevas estaciones de Metro hasta Los Dominicos, este polo de oficinas se extendió hacia el oriente de Escuela Militar, donde se observan nuevos proyectos (como el que se levanta en los ex terrenos de la Scuola Italiana) y también precios del suelo más elevados.

El Bosque Norte (entre Apoquindo e Isidora Goyenechea)

"Es la columna vertebral del barrio El Golf", asegura Esteban González, director de estudios y socio de la consultora AGS Visión Inmobiliaria. Es un sector que tenía una vocación gastronómica, pero en los 90 protagonizó una renovación inmobiliaria que lo consolidó como una de las calles de negocios más caras y atractivas de Santiago. ¿Las razones? Su ubicación, conectividad y la cercanía al Metro. Aquí el precio de los paños no baja de las 110 UF.

. Pese a su dinamismo, aún quedan terrenos disponibles para levantar nuevas torres, como en la esquina poniente con Apoquindo. Sin embargo, el paño más cotizado es el de la esquina con Isidora Goyenechea, donde está el Tavelli. "Tiene un gran potencial", aseguran.

Isidora Goyenechea (entre Av. Vitacura y Plaza El Golf)

En esta calle, que empezó a modernizarse en 1996 (ensanche de veredas, soterramiento de cables, etc.), están algunos de los edificios de oficinas más modernos de la capital. Con especial énfasis en el sector que rodea a las plazas El Golf y Perú, como las torres de Isidora 3000, que también acogen al hotel W. El nivel de las compañías que tienen sus oficinas corporativas aquí, la calidad de sus áreas verdes, su ubicación y los numerosos estacionamientos subterráneos la convierten en una de las calles más caras. Otro de sus atractivos es la gran cantidad de restaurantes de buena categoría que tiene este sector. "Es uno de los corredores de oficinas con más carácter", asegura González. Aún tiene diversos paños para potenciales torres, que son, en su mayoría, antiguas casonas que hoy tienen un uso comercial y gastronómico.

Av. Andrés Bello (entre Nueva de Lyon y Rotonda Pérez Zujovic)

En 1996 se levantaron en Andrés Bello las tres torres del World Trade Center, que se convirtieron en un ícono del barrio financiero de Santiago. Sin embargo, en el resto de este corredor no se edificaron nuevas oficinas hasta hace un par de años, cuando comenzó un boom de nuevos proyectos. Hoy es una de las zonas más dinámicas. ¿Las razones? La construcción de Costanera Center y la reconversión de Suecia, que está dejando atrás su carácter bohemio para convertirse en un polo de oficinas.

Una cifra es reveladora sobre este boom: si hace cinco años era posible comprar un paño en Suecia a 25 UF el m2, hoy los precios no bajan de las 50 UF. "Y seguirán subiendo", afirma Gonzalo Santolaya, gerente comercial de la inmobiliaria Deisa.

Av. Providencia- 11 de Septiembre (entre Pedro de Valdivia y Tobalaba)

Entre los 70 y los 90 fue el polo de oficinas más importante de la ciudad. Ese pasado pujante se aprecia cuando se recorre este tramo, donde aún se observan muchas torres antiguas. "Pero después los barrios de Las Condes le robaron el protagonismo", precisa Esteban González.

Sin embargo, y pese a que durante años no se desarrollaron proyectos de edificios nuevos, sus terrenos permanecen entre los más costosos. La explicación está en la presencia del Metro y en la enorme cantidad de servicios que posee. Ahora podría retomar su dinamismo. Al menos ya hay un proyecto un poco más abajo: Deisa construirá oficinas nuevas a la altura de Manuel Montt, donde funcionaban el Teatro Circus OK y el restaurante El Parrón.

Av. Presidente Riesco (entre Alonso de Córdova y Manquehue)

En 2002, en Presidente Riesco con Rosario Norte, se construyó el edificio Huidobro. Fue la primera torre del complejo Nueva Las Condes, un proyecto que se construyó en los terrenos de la ex Villa San Luis y que puso a esta avenida en el mapa de los barrios financieros de la capital. "La idea era crear una alternativa a El Golf, pero planificada y con mejores espacios públicos", explica Fernando Bustos, gerente general de Sinergía, la firma que ideó Nueva Las Condes.

Hoy es un corredor consolidado: grandes compañías, como Lan y CorpBanca, tienen aquí sus torres corporativas. Su influencia se ha extendido hacia Manquehue, donde también se construyen nuevas edificaciones. Además, con la llegada del Metro, el valor de sus terrenos ha aumentado.

Alonso de Córdova (entre Américo Vespucio y Manquehue)

Aquí conviven exclusivas tiendas de ropa, zapaterías, de diseño y joyas, que son las que han moldeado el carácter que hoy posee Alonso de Córdova. Pero esta calle también es atractiva para el mercado de oficinas. Son torres de menor tamaño en comparación con El Golf y Nueva Las Condes y promedian los 10 pisos. "Se benefician de la exclusividad y de la centralidad que tiene este barrio", sostiene el director de Estudios de AGS Visión Inmobiliaria.

Av. Las Condes (entre Manquehue y Las Tranqueras)

Este tramo de Av. Las Condes es un sector heterogéneo, en el que existen edificios de diversos tipos, normativas dispares y precios del suelo diferentes, según el sector. De todos modos, se ha beneficiado del permanente dinamismo inmobiliario que caracteriza a Apoquindo y tiene varios proyectos en construcción. Sin embargo, a diferencia de los otros polos de oficinas, que son apetecidos por las grandes compañías, aquí se trata, más bien, de espacios de trabajo orientados a servicios médicos y profesionales.

Si bien en este tramo se pueden encontrar paños por 35 UF el m2, en los terrenos más cercanos a la estación de Metro Manquehue se ha pagado hasta 90 UF el m2. "Es un sector atractivo para viviendas, pero también tiene futuro para consolidarse en oficinas", asegura González.

Nueva Costanera (entre Av. Vitacura y Américo Vespucio)

No se trata precisamente de un epicentro financiero. El perfil de este sector de Vitacura es más bien el de una calle boutique. En Nueva Costanera abundan las construcciones modernas, pero de baja altura (no más de ocho pisos), en las que se han instalado exclusivas tiendas de diseño, artículos de cocina, decoración para el hogar y también restaurantes. Pero en los últimos años también se ha vuelto atractiva para las oficinas corporativas de algunas empresas del mismo rubro. La firma alemana Miele es una de las que apostó por este sector y en 2007 instaló aquí su casa matriz.

Si bien en Nueva Costanera los precios del suelo han ido al alza (hoy se transan paños a 50 UF el m2), González sostiene que no debieran seguir escalando. "La normativa no permite grandes alturas, así que sus valores se van a mantener", agrega.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Santiago

Página 66
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: