Seguidores del grupo CADA sorprenden a Zurita en lectura en EE.UU.

En un recital en la Poetry Foundation, en Chicago, un grupo protestó contra la institución aludiendo al colectivo chileno.

por Javier García
  • Compartir
Ampliar

El 2009, una de las revistas más prestigiosas de poesía de Estados Unidos, Poetry, eligió la edición bilingüe de Purgatorio, de Raúl Zurita (61), como uno de los 10 libros más importantes de ese año. El poeta chileno era el único latinoamericano incluido.

La semana pasada, el Premio Nacional de Literatura se encontraba de gira por el país del norte, realizando una serie de lecturas, invitado por la Poetry Foundation, el centro más influyente de la poesía norteamericana, que publica la revista Poetry.

El martes se presentaba en la sede de la Poetry Foundation, en Chicago. Zurita debía leer con Anna Deeny, la traductora de Purgatorio. Todo iba bien en el recinto, copado por sus lectores, los que han crecido con el tiempo. El 2010 se publicó en inglés su poemario Inri. También fue el turno de Canto a su amor desaparecido, libro editado por Action Books, que desde hace 12 meses está en la lista de los 10 títulos de poesía más vendidos por las editoriales independientes de EE.UU.

Al terminar la lectura en Chicago, Zurita fue aplaudido por el público, hasta que se abrió un diálogo que cambiaría el cierre del evento. Un grupo de jóvenes desplegó un lienzo con la leyenda: "Viva CADA". Luego intervendrían los guardias, quienes llamaron a la policía.

El lienzo aludía al Colectivo de Acciones de Arte que, a inicios de los 80, integró Zurita junto a la escritora Diamela Eltit, los artistas Lotty Rosenfeld y Juan Castillo y el sociólogo Fernando Balcells. En aquellos años, el autor de La vida nueva impuso su crítica contra la dictadura con dos actos que marcarían su trayectoria: su mejilla quemada con un fierro ardiente y el arrojo de amoníaco en sus ojos.

Al ser consultado por la acción a favor del CADA, Zurita aseguró desde Estados Unidos: "Sentí una profunda ternura al ver a estos chicos, porque supe que era el signo de una lucha mucho más profunda, de la poesía contra los poderes de un orden avergonzante".

El hecho llegó incluso a los diarios locales. Esto, porque los jóvenes, admiradores del CADA, repartieron volantes al final de la lectura. Su propósito: exigir la apertura de centros culturales en las zonas marginales de Chicago. Pero no sólo eso: acusan que la Poetry Foundation está asociada con el laboratorio que produce el Prozac, uno de los antidepresivos más populares de EE.UU. y que se ha vinculado con actitudes violentas o suicidas.

Después del alboroto, Zurita se dirigió a la biblioteca de la fundación junto a un grupo y extendió un nuevo lienzo hacia el patio del recinto. "¿Qué hubiera pasado si a Emily Dickinson le hubieran recetado Prozac?". Zurita improvisó su propio poema: "¿Qué hubiera pasado si a Pablo de Rokha le hubieran recetado Prozac?".

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Cultura&Entretención

Página 45
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: