Cómo funciona el nuevo Windows 8

por Axel Christiansen
  • Compartir
Ampliar

Testeamos la primera versión de prueba del próximo sistema operativo de Microsoft, presentado esta semana en su conferencia de desarrolladores.

La velocidad

Una de las principales características de Windows 8 es que promete ser un sistema tremendamente eficiente. Microsoft dice que cualquier máquina que corra Windows 7 será compatible con la nueva versión. Así que hicimos la prueba con un netbook. Si lograba correr ahí, de seguro lo haría mejor en equipos superiores.

La primera sorpresa fue al encenderlo: en menos de 30 segundos el equipo ya estaba operativo y una vez configurado, cerca de 10 segundos. En internet hay videos de equipos mejor equipados partiendo en 8, lo que es sin duda una gran mejora en un sistema que en versiones anteriores llega a demorarse hasta un minuto en encender.

El menú

La pantalla de inicio es, tanto para la vista como para el equipo, el cambio más radical que tiene Windows 8. Es una transformación que choca, sobre todo a los que no han usado un teléfono Windows Phone, lo cual es muy probable, considerando su baja participación en el mercado.

A primera vista es agradable: sus botones son muy grandes, indican claramente lo que hacen e incluso entregan información sin tener que abrir la aplicación, sino que se van actualizando si está conectado a internet. Claramente es más ordenado y amigable para el usuario menos experimentado que el desorden de íconos que suele tener un escritorio con Windows anteriores.

Lo malo, eso sí, es que por el momento está demasiado pensado para pantallas táctiles, ya que para ver el resto de los íconos hay que moverse de izquierda a derecha en vez de arriba a abajo, sistema al que nos hemos acostumbrado los usuarios de PC. Curiosamente, se siente mucho mejor usando un mouse que el clásico trackpad de los notebooks, porque la ruedita sirve para desplazarse más velozmente.

Redes sociales

La versión de desarrolladores de Windows 8 viene con más de 20 aplicaciones hechas por estudiantes de pasantía en Microsoft para demostrar las bondades del sistema. La mayoría son juegos bien simples, pero otras demuestran cómo funcionará idealmente el sistema.

A Facebook, por ejemplo, se accede desde una aplicación llamada Socialite. La aplicación pone énfasis en la búsqueda de imágenes, con cada amigo representado por las fotos que se han subido. Los íconos son grandes y si bien sólo permite colocar estados y enviar mensajes a amigos, demuestra cómo se puede manejar Facebook a partir de simples imágenes.

El contrato hecho con Twitter también es especial. La aplicación Tweet@Rama ofrece las principales acciones de la red, como enviar mensajes, revisar la línea de tiempo y ver los mensajes en una sola pantalla, sin tener que actualizar. Incluso mientras no la usas, te avisa en la pantalla principal de los nuevos tweets llegados.

Otras redes, eso sí, no funcionan tan bien. Por ejmplo, Memories, hecha para hacer álbumes de fotos, demuestra que buscar archivos en el computador usando la nueva interfaz es lento y se demora más de lo acostumbrado. Pero claro, falta trabajo.

Internet

Navegar en Internet Explorer para Windows 8 es una experiencia especial. Se trata de una versión totalmente minimalista, que pone al contenido de la página por sobre las opciones, botones y cosas que obstaculizan la navegación. Funciona rápido y hace que cuestionemos si los menús de otros navegadores, como Firefox o Chrome, son necesarios.

Pero tiene un inconveniente: no soporta Flash, por lo que ni siquiera YouTube funciona. Según Microsoft, es para darle más protagonismo a HTML5, que usa menos recursos y mejora el rendimiento de la memoria. Y si bien Flash es compatible con la versión de Explorer en el "modo clásico" de Windows 8, todo indica que la industria apunta a que no soportar Flash no será tan negativo. Pero por ahora, sí lo es.

Pasado vs. Futuro

Al final, la impresión que queda es que Microsoft está haciendo lo correcto para adaptarse a los nuevos tiempos, pero tampoco juega a la revolución El hecho de que siga teniendo un escritorio que se controla como el Windows actual y que incluso todas las administraciones avanzadas no se hagan con el nuevo entorno, explica que Windows 8 más que una nueva casa, es la apertura de una puerta.

Una preocupación que tengo es que el sistema está demasiado basado en Windows Phone, y su poca popularidad puede jugar en contra. Si ya has tenido un equipo de esos, entrar en Windows 8 será fácil, pero para el resto, es complicado. De todas formas, al menos yo me veo con ganas de seguir probándolo, aunque la mayor decepción de la prueba es no contar con más herramientas, como revisar el correo, descargar juegos o escuchar música. Programas que seguramente llegarán el próximo año, cuando se pase a la fase de beta. Por mientras, y bajo su propio riesgo, puede sumarse a las más de 500 mil personas que han probado Windows 8 desde dev.windows.com.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 38
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: