SVS extiende a otros ex ejecutivos de La Polar cargos por información privilegiada

El organismo cursó acusaciones contra ocho profesionales por transacción irregular de acciones.

por Karina Ferrando C.
  • Compartir
Ampliar

El uso de información privilegiada podría ser la infracción más recurrente entre profesionales vinculados con La Polar, según la investigación que realiza la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) a raíz del escándalo por la manipulación de créditos. El regulador anunció ayer la formulación de cargos contra siete ex ejecutivos y un funcionario actual de la firma por vulnerar el artículo 165 de la Ley de Mercado de Valores. Hace dos semanas, la SVS acusó a otros seis ex gerentes y al ex presidente de la empresa por la misma razón. En total, 15 empleados.

La SVS informó ayer que continúa investigando las situaciones y hechos derivados del caso La Polar que puedan involucrar a otras personas o entidades. La SVS, dicen personas vinculadas con el caso, apuntaría en su investigación ahora al rol que le compete a clasificadoras de riesgo y corredoras de Bolsa que recomendaron la acción.

Según la SVS, los nuevos acusados habrían vulnerado las prohibiciones asociadas a la transacción de acciones estando en posesión de información privilegiada, al haber enajenado títulos de La Polar en circunstancia que debido a sus cargos habrían conocido la real situación financiera de la compañía.

Los cargos son contra los ex gerentes Marta Bahamondes (control de gestión), Manuel de la Prida (promociones), Juan Carlos Leiva (crédito), Mario Pérez (informática), Jaime Ripoll (contabilidad), Lorena Concha (estrategia y clientes), Rolando Harnisch (ex subgerente de cobranza) y Celso Herrera, (actual gerente de recursos humanos). Estos se suman al ex presidente de la firma, Pablo Alcalde, y seis ex gerentes corporativos: María Isabel Farah (administración), Julián Moreno (productos financieros), Pablo Fuenzalida (informática y logística), Nicolás Ramírez (general), Daniel Meszaros (negocios) y Santiago Grage (finanzas), quienes fueron acusados por la misma causal.

Varios de los nuevos imputados por la SVS ya han prestado declaraciones ante ese organismo, que levantó actas y grabó en audio los interrogatorios (ver recuadros).

El proceso

La SVS destacó que las formulaciones de cargos no constituyen sanciones por sí mismas. "Se trata de presunciones fundadas que reflejan las conclusiones a las que ha llegado la SVS a la fecha, sobre la base de información recopilada en sus investigaciones", dijo el organismo que lidera Fernando Coloma.

En su investigación, la SVS ha formulado cargos contra 26 ex directores, ejecutivos y ex ejecutivos de La Polar, además de la auditora PwC y Luis Alejandro Joignant, el socio de PwC a cargo de auditar los números de La Polar.

La superintendencia tiene un plazo de seis meses para resolver si mantiene los cargos que formuló. En este caso, podría aplicar una sanción administrativa, absolver o aplicar multas de hasta 15.000 UF por cada cargo.

Al eventual uso de información privilegiada se suman cargos por la presunta infracción al artículo 59 del Mercado de Valores, que prohíbe entregar antecedentes falsos a la SVS y al mercado (letra a) y prohíbe a directores y gerentes entregar información falsa a la SVS en emisiones de valores de oferta pública (letra f). La SVS también acusó que se habría vulnerado el artículo 42 de la Ley de Sociedades Anónimas, que prohíbe presentar a los accionistas cuentas irregulares, informaciones falsas u ocultar informaciones esenciales. El organismo también acusó a ex directores por haber vulnerado las obligaciones de cuidado y diligencia que impone la ley a los directores.

El proceso que lleva adelante la SVS podría acelerar la investigación del Ministerio Público, creen abogados.

Comisiones del call center

El 30 de junio declaró en la SVS el actual gerente de recursos humanos de La Polar, Celso Herrera. El ingeniero civil explicó que entre sus funciones estaba definir políticas de recursos humanos, beneficios, relaciones con sindicatos, contratar y despedir personal y pagar remuneraciones. El profesional fue consultado sobre la estructura de las remuneraciones de los trabajadores del call center de la empresa y sobre la existencia de bonos por desempeño. "Estaba estipulado en los contratos de trabajo. Simplemente se pagaron comisiones (...) En un momento dado se empezó a pagar en forma permanente el tope de la tabla de comisiones a la gente de cobranza", explicó. Herrera dijo que no informó del cambio al gerente general, pero que "con Julián Moreno más de una vez conversamos este tema".

El ejecutivo que renunció

Unas 150 mil acciones de La Polar, que terminó de vender en 2010, llegó a tener el ex subgerente de cobranza de la empresa, Rolando Harnisch, según declaró a la SVS. El profesional trabajó en la empresa desde mayo de 1999 a marzo de 2010. "Renuncié voluntariamente por razones que se arrastran desde como el año 2006, cuando empezó el tema de las repactaciones, que pedía mi jefe directo, Julián Moreno (...) El no respetaba los conductos regulares y pedía a los supervisores directamente hacer repactaciones (...) Daba lo mismo si no había contacto con el cliente. Era por sus metas personales (...) Las metas de él se las debe haber impuesto la gerencia", dijo a la SVS. "Entiendo que María Isabel Farah también sabía de las repactaciones automáticas, que se enteró en 2008 ó 2009", dijo.

Un servidor paralelo

La ex gerenta de control de gestión, Marta Bahamondes, declaró el 14 de junio en las oficinas de La Polar ante funcionarios de la SVS. La profesional dependía de la ex gerenta corporativa de administración, María Isabel Farah, y, según declaró, algunas de sus funciones eran hacer informes de gestión diarios para gerentes. Agregó que fue invitada al comité de cobranza para ayudar a monitorear cambios "para poder limpiar una cartera dura". Declaró que ahí se dio cuenta de que "habían procesos desordenados, me costaba mucho entender qué pasaba, veía que no habían procesos de control (...) Era todo difuso, había un servidor que estaba en cobranza, que no pasaba por todos los controles (...) Era un servidor aparte, que no pasaba por todos los controles de informática", contó a la SVS.

Cheque por $ 45 millones

Manuel de la Prida, ingeniero en ejecución y ex gerente de promociones de la SVS, declaró el 30 de junio ante la SVS. Sobre compras y ventas de acciones de La Polar, declaró: "Nosotros dentro del tema de las acciones teníamos derecho a suscribir acciones de la compañía. Tuve que hacer un cheque por 45 millones (de pesos), porque a nosotros nos fijaron un precio por acción de $ 3.000. Luego las vendí a eso de 3.320, lo cual me dio una ganancia aproximada de 4 millones. Y el año 2008 también compré acciones, pero perdí plata", dijo a los interrogadores de la SVS.

De la Prida dijo que "las renegociaciones unilaterales era un procedimiento conocido por todos. Es decir, se entendía que La Polar estaba autorizada para hacerlo". El ejecutivo dijo que se enteró de ello en agosto de 2009.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Negocios

Página 26
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: