El Caulle: amplían evacuación por temor a gases y a aludes tras lluvias

Acumulación de material piroclástico y emanación de gases preocupa a expertos y autoridades.

por M. Valencia, T. Aguilar y G. Sandoval
  • Compartir
Ampliar

Más de 450 habitantes de poblados precordilleranos de las comunas de Lago Ranco y Futrono, en la Región de Los Ríos, fueron evacuados ayer como una medida preventiva frente a la caída de trozos de piedra volcánica -de 2 cm de diámetro- en los sectores de Rucumeica y lago Maihue, debido a la erupción del cordón Puyehue-El Caulle.

Sin embargo, parte de los lugareños se resistían a dejar la zona: "No me quiero ir, porque tengo que cuidar parcelas, tengo un patrón acá. Tengo dos caballos, vacunos propios", dijo el arriero Justino Huenchunil. Respecto de la erupción, agregó que "no lo veo grave, porque en el 60 estuvo oscuro una semana, pero ahora no hay ni ceniza", dijo el hombre que vive a 30 km de la zona.

La percepción del lugareño contrastaba con la de las autoridades. Ayer se comprobó el aumento de la fisura del cordón -de dos a cinco km- y la variación en la dirección del viento hacia el noreste, lo que produjo que la fumarola de 10 mil metros de altura nublara las regiones de Los Ríos y Los Lagos, cerca del mediodía.

A ello se sumó un frente atmosférico que causó leves precipitaciones en la tarde. Una de las mayores preocupaciones tenía que ver con este punto y, en especial, con la evolución del sector del valle del Gol Gol, zona cordillerana de Puyehue a unos cinco km del volcán, por el peligro de un aluvión. "Existe una capa de 15 centímetros de material piroclástico que comprende unos 500 kilómetros", dijo la tarde de ayer el intendente de Los Ríos, Juan Andrés Varas. Según él, cerca del río Nilahue ya se comienza "a sentir picor de ojos, raspado en la garganta".

Por su parte, el jefe regional de Los Lagos, Juan Sebastián Montes, dijo que "las lluvias podrían provocar el avance de sedimento a los cauces del río Gol Gol, el cual ya está contaminado". Explicó que en la orilla del río había "gran cantidad de piedras volcánicas... se pueden provocar aludes por todo el sedimento". Por ello, ayer se reforzaron las medidas ante eventuales avalanchas.

El gobernador de Osorno, Rodrigo Kauak señaló que durante la noche se realizó un monitoreo a lo largo de 28 km desde el cruce de termas Puyehue hasta el límite con Argentina, donde se acumularon 40 cm de roca volcánica. Según dijo, la leve pendiente de la cuenca dificulta la ocurrencia de un aluvión considerable, "Como ya evacuamos a todas las familias, estamos tranquilos de que no tendremos que lamentar vidas en caso de que llueva torrencialmente durante la madrugada".

Tras el cambio en la dirección del viento ocurrido el domingo y previo a que volviera a cambiar su rumbo hacia el este, la nube de cenizas cubrió la zona. Por ello, se determinó la evacuación de El Venado, Las Quemas y Contrafuerte, comuna de Lago Ranco, en la Región de Los Ríos. En esos lugares, comenzó a sentirse un fuerte olor a azufre.

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, señaló en Riñinahue que el fenómeno se trató de una masa de gas que podía tener efectos nocivos en las personas: "La masa de gas está en la base del volcán, que al desprenderse puede producir caída de masa por los cauces del río Nilahue", dijo.

Expertos de Sernageomin tomaron muestras de gas en la zona de El Venado para verificar si la evacuación debía extenderse. Según antecedentes preliminares proporcionados por los inspectores del organismo, el gas podía contener ácido sulfúrico. Asimismo, al cierre de esta edición, se habían tomado nuevas muestras al río Nilahue, para determinar si es aconsejable exponer al ganado a beber agua del afluente.

En tanto, en las comunas de Puyehue y Entre Lagos se monitoreaba la posible apertura del paso fronterizo Cardenal Samoré, donde precipitaron hasta 10 centímetros de residuos volcánicos. Ello obligó a cerrar el cruce y evacuar Villa Pajaritos, ubicada junto al complejo.

"Aunque me obliguen, no voy a dejar mi casa"

Mientras sorbe su mate, Hilda del Carmen Ovando mira el televisor y se queja: "Están puro alharaqueando. Para el año 60 se cubrió el cielo por días, caía ceniza y lava, eso sí fue una erupción, esto no es nada". Ella es una las 40 personas que se resiste a dejar Riñinahue, frente a los eventuales peligros de una erupción mayor del cordón El Caulle.

En su casa de madera, ubicada a metros del colegio Riñinahue -hoy habilitado como centro de operaciones de las autoridades- Hilda prefiere pensar en sus animales y en la llegada de Manuel Ovando, su nieto

"Anoche pasó el camión de Bomberos pidiéndonos que nos fuéramos, vamos a ver qué pasa, porque el aire es respirable todavía", acota María Ovando, quien trabaja como manipuladora de alimentos en la escuela rural y comparte la casa con su madre.

Hilda es la última mantera de Riñinahue. Otras que se dedicaban al oficio optaron por dejarlo con los años. Ella quiso seguir con la tradición.

De pronto, la anciana se ríe con uno de sus patos que se sube sobre un techo. Detrás del animal, la inmensa fumarola se desparrama por el limpio cielo del lago Ranco. "Tengo mis siete animales, mis chanchos y mis perros y no puedo dejarlos acá", dice.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 12
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: