El reservado mea culpa en la casa de Garretón

Un grupo de dirigentes históricos de la oposición y miembros de la llamada generación de "recambio" se reúne desde marzo en la residencia del empresario PS. El tema central ha sido analizar los factores de la derrota de la Concertación y diseñar estrategias para el futuro. En intervenciones de Lagos y Velasco hay huellas de esos encuentros.

por Francisco Dagnino
  • Compartir
Ampliar

Desde principios de año, el departamento del empresario socialista Oscar Guillermo Garretón ha sido testigo de una serie de reservados encuentros. Se trata de largas tertulias de un grupo transversal de dirigentes concertacionistas, que suelen juntarse una vez por mes a hablar de política mientras toman refrescos y comen variados tipos de frutas.

A las reuniones en la residencia de Garretón concurren usualmente el ex Presidente Ricardo Lagos y los ex ministros Andrés Velasco, Enrique Correa y Pilar Armanet, además del alcalde Claudio Orrego, el analista Jorge Navarrete y los parlamentarios Ricardo Lagos Weber, Jorge Burgos y Felipe Harboe, además del vicepresidente del PS, Alvaro Elizalde. En los cuatro encuentros que hasta ahora ha sostenido el grupo se ha evaluado la marcha del debate político y las bases de una estrategia para que la oposición recupere el poder en 2014.

La última de las citas ocurrió hace tres semanas y se tiene prevista una nueva reunión a mediados de junio, cuando Lagos arribe al país tras unas vacaciones por el Mediterráneo. El encargado de convocar a los asistentes es Garretón, a quien se le atribuye la idea de crear este espacio de reflexión tras sus conversaciones con el ex presidente: ambos han intensificado sus contactos luego de que el empresario respaldara en 2008 la candidatura de su amigo José Miguel Insulza.

El empresario es quien suele conducir y otorga la palabra en los encuentros, cuyo número de asistentes se acordó limitar en la primera reunión . Sobre la mesa se introduce un tema para tratar en profundidad, el que ha sido previamente informado a los asistentes a través de sus correos electrónicos. Todos hablan en la primera tanda de la charla y luego se produce un debate o intercambio cruzado de opiniones, tras lo cual se pueden plantear otros temas.

La lista de asuntos que se han abordado en la residencia de Garretón son múltiples. El manejo del gobierno, el desempeño de la oposición, el escenario regional, la situación con Perú y Bolivia, la evolución de crisis económica europea, la irrupción de las redes sociales en la política y el desprestigio de los partidos han formado parte de largos debates.

Entre otros temas, el grupo se ha detenido en la evaluación de las políticas sociales implementadas por los gobiernos de la Concertación. Dos asistentes a las reuniones señalan que la autocrítica ha sido en ocasiones dura y recurrente en un mismo punto: haber focalizado los recursos en el segmento de menores ingresos, con programas como el Chile Solidario de Ricardo Lagos o la red de protección social de la ex Presidenta Michelle Bachelet, descuidando la atención en la clase media. No es que esos programas sean mal evaluados, dice un asistente, sino que el conglomerado no avanzó con políticas más frontales hacia los segmentos medios. "Ese factor fue determinante en la derrota de Eduardo Frei", sostiene la misma fuente.

En abril de 2010, un análisis estadístico del centro Expansiva-UDP realizó un diagnóstico similar. El estudio mostró que una de las claves del triunfo del Presidente Sebastián Piñera en las últimas elecciones pasó por el menor apoyo que recibió la llamada "clase media aspiracional" por parte de la Concertación, en comparación con elecciones anteriores.

Uno de los asistentes señala que el punto de partida de las discusiones fue un documento elaborado por Garretón tras las elecciones. Algunas de las ideas debatidas en las reuniones también han estado presentes en recientes documentos públicos, como "Chile 2030: siete desafíos estratégicos", dado a conocer por el ex Presidente Lagos, y "15 verdades para la centroizquierda", presentado por Andrés Velasco en el Encuentro de Líderes Progresistas en Oslo.

La residencia de Garretón ya había sido en otras ocasiones el centro de debates políticos y económicos. En mayo de 2008, cuando Insulza era precandidato presidencial, el ex líder del Mapu fue el anfitrión de una cena del actual secretario general de la OEA con empresarios, como Andrónico Luksic, José Said y Wolf von Appen, entre otros.

Tal como aquella vez, en las reuniones en su residencia no han sido invitados los presidentes de los partidos de la Concertación. Uno de los motivos es que esos dirigentes están muy focalizados en la coyuntura y se busca, sobre todo, debatir temas de futuro. Otro factor pasa porque los concurrentes no responden a una lógica partidista, sino que se trata de un encuentro de "amigos o conocidos", aunque todos pertenecen al ala más liberal de la Concertación. Pero lo que más resaltan los asistentes es que no se identifican como un grupo de poder. Varios de ellos, sin embargo, tienen una importante agenda propia. Hay al menos tres aspirantes a La Moneda: Lagos Escobar, Lagos Weber y Orrego.

Entre los invitados también plantean que otro factor a la hora de seleccionar a los convocados fue contar con la opinión de dirigentes de la llamada generación de "recambio" concertacionista.

Ninguno de los participantes contactados por La Tercera quiso comentar públicamente los encuentros, bajo el argumento de que se trata de un "espacio privado, no sometido al escrutinio público".

Un invitado agrega que el hermetismo en torno al contenido de las conversaciones apunta a no mostrarse como una instancia de toma de decisiones. "No somos un grupo de fácticos", dice.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Reportajes

Página 10
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: