Proyecto de ley contra bullying escolar incluye multas a colegios que no tomen medidas

La iniciativa se votará hoy en la Cámara y ya tiene un alto respaldo. De ser aprobada, el Senado debe ratificarla.

por Claudia Urquieta
  • Compartir
Ampliar

Desde los 10 hasta los 13 años Belén soportó diariamente las burlas y acoso de dos compañeros de su colegio, el Presidente Pedro Aguirre Cerda, de Cartagena. El punto final a su sufrimiento no vino de la institución, sino de la decisión de su familia de cambiarla de establecimiento.

Entre 2009 y 2010, las denuncias por violencia escolar o bullying se incrementaron en 72%. A pesar de ello, el Ministerio de Educación (Mineduc) no cuenta con herramientas legales para regular o sancionar a los establecimientos que no adopten medidas ante este tipo de situaciones.

Este panorama podría cambiar, ya que hoy se votará en la Cámara un proyecto de ley que modifica la Ley General de Educación (LGE) en torno a la violencia escolar, lo que llenaría este vacío legal.

Los cambios

Uno de los principales cambios que impulsará esta propuesta, impulsada desde el Senado en agosto pasado, es que permitirá al Mineduc sancionar con multas a los establecimientos que no adopten "las medidas correctivas, pedagógicas o disciplinarias que su propio reglamento interno disponga". Las multas, según explica el jefe de la División de Educación Superior del Mineduc, Raúl Figueroa, "pueden llegar hasta 50 UTM -cerca de dos millones de pesos- y pueden duplicarse si hay reincidencia".

Según explica la presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara Baja, María José Hoffmann (UDI), "se ocupan las mismas sanciones ya existentes, que antes no se podían utilizar en torno a la violencia escolar".

Por otra parte, la iniciativa establece que es deber del Estado que cada establecimiento cuente con una política de promoción de una buena convivencia, que "guarde concordancia con el proyecto educativo del respectivo establecimiento". Además, obliga a la creación de un reglamento interno "que regule las relaciones entre el establecimiento y los distintos actores de la comunidad escolar. También define la buena convivencia y detalla ciertas conductas que atentan contra ella".

Con este propósito se exige la creación de un Comité de Buena Convivencia Escolar en los colegios que no cuenten con un Consejo Escolar, organismo que sólo es obligatorio en los establecimientos municipales y particulares subvencionados.

Al respecto, el ministro de Educación, Joaquín Lavín, recalca que "hasta ahora la conducta normal de los colegios es bajarles el perfil a estos temas, porque piensan que su prestigio se ve afectado. Por eso dicen que no pasó nada. Esta ley los obliga a hacer propio el tema del bullying".

Propuesta transversal

La propuesta es impulsada tanto desde la oposición como desde el oficialismo. Según la diputada de la Comisión de Educación María Antonieta Saa (PPD), "este es un proyecto que tiene un amplio respaldo". La parlamentaria asegura que está bastante conforme con el proyecto, que de obtener la luz verde hoy debe ser ratificado por el Senado. En todo caso, considera que es necesario aclarar algunos puntos, pero menores. Para María José Hoffmann, "con esto se inicia un cambio cultural, ya que es poner como eje en los colegios el concepto de buena convivencia".

Según explica el ministro Lavín, "esperamos un gran apoyo para un proyecto que logrará que por primera vez Chile tenga una legislación antibullying que nos permitirá ponernos al día en este tema".

Y asegura que esta votación es clave, ya que, de ser aprobado, dan por sentado que será ratificado por el Senado.

La iniciativa también es criticada. El presidente de los Colegios Particulares de Chile (Conacep), Rodrigo Bosch, considera que "consolida más bien la visión penal de cómo se abordan los temas de violencia escolar, dando el mismo carácter a la escuela que a la cárcel". Para Bosch, "el rol de la escuela es educar y este proyecto no lo entiende así. La idea es no quebrantar las relaciones de confianza a través de sanciones pecuniarias".

Remueven a inspector que amarró a niño

RR Tal como lo solicitó la familia del alumno de 5º básico A.Z.D., el colegio Cardenal Raúl Silva Henríquez, de Viña del Mar, se removió de sus funciones al inspector J.C. quien, como castigo, amarró con una soga al menor cuando éste conversaba durante un acto escolar. La directora del establecimiento María Cristina Aguilera expuso sus disculpas a los padres, señalando que el trato al menor no forma parte del procedimiento pedagógico. La madre del niño valoró que se cumpliera con sus peticiones y dijo que su hijo está bien. La seremi de Educación, Patricia Colarte, informó que el colegio, que tiene 22 denuncias, conformará una mesa de trabajo para una mejor convivencia escolar.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 9
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: