Estudio asegura que estufas a parafina tradicionales son las que más contaminan en casas

Así lo arroja análisis del Dictuc, que elaboró un ranking de artefactos que combustionan dentro de las viviendas.

por Claudia Urquieta
  • Compartir

Ayer se decretó la primera alerta ambiental de este año en Santiago. Tal como sucede cada vez que se vive esta situación, los capitalinos enfrentaron una serie de restricciones y recomendaciones para paliar la mala calidad del aire. Entre ellas, evitar salir de sus casas.

Paradójicamente, dentro de los hogares también pueden existir elevadas concentraciones de contaminantes, como consecuencia del uso de estufas "sin chimenea", que, incluso, pueden resultar más riesgosas que las que existen a nivel externo. En Chile, el uso de este tipo de artefactos es una práctica generalizada, lo que va de la mano con la contaminación intradomiciliaria. Sobre todo entre mayo y septiembre, en que, en promedio, se utilizan 4,5 horas de calefacción diarias en los hogares.

Las estufas a parafina tradicional son las "reinas" en la emisión de partículas (PM 2,5) finas de contaminantes dentro del hogar, uno de los contaminantes más nocivos para la salud. Así lo arrojó un estudio del Dictuc, que, a través de su área Energía Sustentable, confeccionó un ranking de contaminación intradomiciliaria según tipos de estufas de uso común en el país que combustionan dentro de las viviendas.

En 2010 ya habían realizado un estudio similar, en que se pudieron determinar las emisiones de monóxido de carbono (CO), dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOx). Este año se incluyó, además, la medición de material particulado fino, causante de enfermedades respiratorias y muertes en adultos mayores y niños. También se analizó el uso de artefactos nuevos y usados para ver si existían diferencias, y se concluyó que sí las hay.

Parafina vs. gas

Dentro de los principales energéticos utilizados para calefaccionar las casas se cuentan el gas y la parafina. A través de mediciones en cámaras de prueba, el estudio del Dictuc concluyó que "las estufas a gas son las que tienen los índices de PM fino más bajos, versus las estufas tradicionales a parafina tanto nuevas como usadas, que tienen indicadores altos".

En todo caso, todos los artefactos que combustionan dentro de los hogares generan algún tipo de nivel de contaminación intradomiciliaria. En el caso del SO2, las estufas a parafina también son las que muestran mayores concentraciones, al margen de su tecnología. En cuanto al CO, llevan la delantera las de parafina tradicionales. Las que menos emiten son las a parafina con tecnología moderna.

Según el doctor Enrique Paris, del Cituc, "hay cifras que demuestran que la contaminación intradomiciliaria puede ser hasta 100% más potente que la extradomiciliaria."

De hecho, asegura Hormazábal, "según la Organización Mundial de la Salud, de los tres millones de personas que anualmente mueren a causa de la contaminación ambiental, aproximadamente 93% (lo hacen) a exposición de aire contaminado en ambientes cerrados".

Recomendaciones

Entre las recomendaciones que el director del Centro de Información Toxicológica (Cituc), Enrique Paris, entrega a las familias para evitar la contaminación por estufas en el hogar, la principal es que se ventile regularmente.

Para ello, lo ideal es hacerlo al menos una vez cada hora, para lo cual basta con abrir moderadamente una ventana o ventilación.

Además, asegura él, es necesario "que siempre tengan una zona abierta, que nunca coloquen estas estufas dentro del dormitorio, sobre todo, de una guagua recién nacida. Mejor colóquenla en el pasillo o fuera de la pieza, con puerta abierta, para mantener una temperatura adecuada", recalca el experto.

Por otra parte, el rol de los pediatras y especialistas es fundamental. "Muchas veces el médico se olvida de preguntar qué tipo de calefacción se tiene en casa, dónde viven, si fuman o no", dice Paris. Lo que es fundamental a la hora de evitar enfermedades respiratorias, ya que estos gases "favorecen la entrada de este tipo de virus".

Entre las recomendaciones que el director del Centro de Información Toxicológica (Cituc), Enrique Paris, entrega a las familias para evitar la contaminación por estufas en el hogar, la principal es que se ventile regularmente.

Para ello, lo ideal es hacerlo al menos una vez cada hora, para lo cual basta con abrir moderadamente una ventana o ventilación.

Además, asegura él, es necesario "que siempre tengan una zona abierta, que nunca coloquen estas estufas dentro del dormitorio, sobre todo, de una guagua recién nacida. Mejor colóquenla en el pasillo o fuera de la pieza, con puerta abierta, para mantener una temperatura adecuada", recalca el experto.

Por otra parte, el rol de los pediatras y especialistas es fundamental. "Muchas veces el médico se olvida de preguntar qué tipo de calefacción se tiene en casa, dónde viven, si fuman o no", dice Paris. Lo que es fundamental a la hora de evitar enfermedades respiratorias, ya que estos gases "favorecen la entrada de este tipo de virus".

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 16
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: