La historia del desconocido creador de Twitter

Noah Glass le dio el nombre a la red y quiso convertirla en una gran compañía, pero fue despedido antes de comenzar el proyecto.

por Axel Christiansen
  • Compartir
Ampliar

Evan Williams, Biz Stone y Jack Dorsey son la cara visible de Twitter, la red social de mayor crecimiento del último tiempo y donde cada día se envían más de mil millones de mensajes. Los tres se han mantenido juntos desde la creación de este servicio, en 2006, pensado inicialmente para mensajería entre celulares.

Lo que se desconocía hasta ahora era que este equipo no estaba formado por tres personas, sino por cuatro. El integrante perdido es Noah Glass, quien en los últimos dos años ni siquiera actualizó su información virtual. Ahora, en una entrevista con Business Insider, decidió contar la historia de cómo fue parte de la creación de la compañía, hoy avaluada en 5 mil millones de dólares, para luego quedar en el olvido.

El proyecto previo

Al igual que el resto de los fundadores de Twitter, Glass era parte de Odeo, un proyecto previo a la red social cuyo objetivo era crear una plataforma de blogueo a través de mensajes de voz.

Y tal como han contado muchas veces los tres creadores conocidos del sitio, la red de microblogging surgió como un proyecto paralelo a Odeo, como una forma de relajarse. Casi como un hobby. Según relata Glass, fue él quien discutió con Jack Dorsey la posibilidad de convertir a este nuevo servicio en algo completamente diferente, para que tuviera vida propia. Incluso le puso nombre: Twitter.

El equipo inicial estaba compuesto por Jack Dorsey, Noah Glass y un practicante alemán que pasó por la empresa. Los tres desarrollaron la parte técnica. De hecho, Glass relató al sitio que en un momento todo el código de Twitter estuvo en su computador portátil y que adueñarse de él era tan fácil como levantarse de su asiento y llevárselo a casa. En ese entonces, nadie siquiera imaginaba en qué se convertiría Twitter.

Pero la realidad fue otra. En el equipo, Biz Stone realizaba asesorías creativas y escribía el discurso para poder vender el producto, y Evan Williams era el encargado de la inversión. Desde ese puesto, Williams le bajaba el perfil a Twitter, mientras Glass hablaba con los inversionistas de Odeo para decirles que Twitter era un producto que podía valer por sí mismo. En este punto se siente traicionado, pues finalmente, Williams decidió comprar todos los activos de Odeo, incluyendo a Twitter, para crear una nueva compañía. Glass no estuvo contemplado.

Dedicado hoy a nuevos proyectos de tecnología, Glass dice que recibió una pequeña participación accionaria de la red social, pero se queja por ser dejado de lado en la historia oficial de Twitter. De hecho, menciona cómo en el show de Oprah Winfrey, cuando se presentó Biz Stone, éste contó que a él se le ocurrió el nombre de la red de microblogging.

Ante esto, Evan Williams, quien hasta hace poco era CEO de la compañía, tuvo un gesto y le contestó a Glass mediante un "twitteo": "Es verdad que @noah nunca ha tenido el crédito suficiente por su rol en el comienzo de Twitter. A él se le ocurrió el nombre, que ha sido brillante".

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 55
      LaTercera.com
      SIGUENOS TAMBIEN EN:
      ACTUALIZA TU EXPLORADOR: