Las razones para pasar un verano en la capital

por B.E.
  • Compartir
Porque les tocó o así lo quisieron, algunos se quedan en Santiago este verano. La ciudad tiene un lado B, que permite recorrerla con relajo y otra mirada.

Santiago a caballo

No tendrá mar, pero la capital tiene cordillera y, por lo mismo, panoramas. Por ejemplo, un recorrido de tres horas por los cerros de Lo Barnechea lo llevará hasta la cima desde donde podrá disfrutar de una privilegiada vista mientras atardece. Los precios varían según el número de personas y van desde $ 17.000. Horarios en www.paseosacaballo.cl.

También a caballo es la lunada. Salidas para aprovechar las noches de verano, que comienzan con una cabalgata de una hora y media, se detienen para un asado (con pisco sour incluido), para después seguir por el sendero que crea la luz de la Luna en los faldones precordilleranos. Los precios van desde los $ 32.000 por persona. Más detalles en www.lunada.cl

Calles vacías, nada mejor

Después de la Navidad y el Año Nuevo, las calles de Santiago se descomprimen y se vuelve un placer manejar por Américo Vespucio, Manquehue, Colón, Kennedy, Vicuña Mackenna y Presidente Riesco, entre otras. La Unidad Operativa de Control de Tránsito (UOCT) sostiene que el flujo vehicular durante la primera quincena de enero disminuye entre un 10 y un 15%, pero vuelve a aumentar hasta niveles casi normales durante la segunda quincena del mes. El gran cambio ocurre en febrero, cuando los automóviles que circulan disminuyen en un 35%.

Esto sucede porque si en un período normal circulan cerca de un millón de vehículos en la capital, en verano salen de la zona 300.000. Eso, según afirma la UOCT, ya hace del tránsito algo expedito y de los nervios de los santiaguinos un recuerdo.

No sólo los automovilistas son los beneficiados, sino también los ciclistas. Los que han dejado la bici guardada todo el año, ahora es cuando pueden tomarla para no andar a la defensiva con los automovilistas.

Engordar la biblioteca

Leer los pendientes de todo el año es una de esas obligaciones gozosas del verano. También comprar libros recién estrenados de los que se hará cargo durante 2011. Juan Carlos Fau, dueño de la librería Qué Leo, asegura que durante estos meses, los que se queden podrán conseguir "la mejor literatura del momento". Las próximas semanas estará de nuevo en los estantes, Correr, del francés Jean Échenoz, que cuenta la increíble hazaña de Emil Zápotek, el atleta checo que hace historia en los juegos interaliados de Berlín en 1946. No se pueden dejar pasar Juliet, Desnuda, lo último del británico Nick Hornby. Estará en febrero en Qué Leo.

Se puede abastecer al aire libre también. La 9ª Feria del Libro del Parque Forestal, en la Plaza Juan Sebastián Bach, se inaugurará el 18 de enero y estará hasta el 30. Que no le preocupe el calor de la tarde, porque la feria permanece abierta hasta las 10 de la noche, para tentarlo con nuevos títulos y buenos precios.

Desafiar el termómetro

Cuando la temperatura supera los 30°, bien vale una cerveza fría. El Bierfest es un panorama paradisíaco entre el 13 y el 16 de enero, en el parque Padre Hurtado. Habrá 40 expositores, 12 restoranes, 30 puestos de artesanos y gourmet, música en vivo y área de juegos para niños.

Otra manera de desafiar el calor es con una limonada a la hora de almorzar. Altamente recomendada es la espumosa, helada y generosa de la Clementina (Plaza Padre Letelier 2242); la con albahaca, de La Cocinería (Vitacura 3708), y la que tiene menta, de El Huerto (Orrego Luco 054). Diferente sería, eso sí, tomársela con los pies enterrados en la arena. Para eso no tiene que salir de Santiago: suba a la terraza de Santa Pizza en Mall Sport y pídala.

Why not?

Si dentro de sus planes 2011 está pedir un aumento o darse valor agregado, sepa que estudiar inglés puede ser una gran alternativa este verano. En el Instituto Chileno Británico, los seis programas para diferentes edades y niveles están con tarifas especiales en enero y febrero: hasta un 40% más baratas que en el año. Algo parecido sucede en el Instituto Chileno Norteamericano, que tiene sus cursos para niños, jóvenes y adultos rebajados en un 20% durante el verano.

Si el interés es aprender inglés en alguna ciudad norteamericana, aproveche de ir al consulado en esta época, porque la demora para conseguir una entrevista para una visa es de un 30% menos: está alcanzando un promedio de 28 días.

Huésped de lujo

Creerse turista en la propia ciudad es una sensación que descansa. ¿Cómo lograrlo? Dormir en un hotel es una técnica eficiente y adorable. En Ritz Carlton crearon el Santiago Boutique Club Level, un hotel independiente dentro del mismo edificio, que ofrece una habitación Premium y cuatro presentaciones gourmet en el exclusivo piso 10: desayuno, light lunch, hora del té y light dinner. Eso, además de vinos, jugos y bebidas ilimitadas. También está el programa Full Relax del Hotel Hyatt y que dura hasta el 28 de febrero . Exclusivo para chilenos y extranjeros residentes, que incluye una noche para dos personas en Gran Club, dos masajes, un cóctel al atardecer y $ 45.000 de crédito para comer en cualquier restaurante.

Afinar el oído

Con 10 exitosas ediciones, el Festival de Jazz de Providencia es una invitación capitalina que no se puede dejar pasar durante el verano. Será los días 11, 12 y 13 de enero, en el Parque de las Esculturas. Esta vez contará con más de 40 músicos en escena, entre ellos, la banda argentina Escalandrum, liderada por el hijo del reconocido Astor Piazzolla: Daniel 'Pipi' Piazzolla.

Si el jazz no es lo suyo, entonces decídase por el Teatro Municipal, con conciertos el 10 y el 11 de este mes, o por delirantes piezas musicales en dos iglesias: el 20 de enero, en la de San Francisco (Alameda 808), y el 21, en la Basílica La Merced (Mac-Iver esquina Merced). Ambos casos, a las 20.30 horas y a cargo de la Filarmónica de Santiago.

Espectáculo a Mil

No es que cueste $ 1.000. En el Festival Internacional Santiago a Mil se paga más, aunque también hay 75 funciones gratis en 14 comunas de la RM. Imperdonable no aprovechar cualquiera de las actividades en salas y espacios abiertos.

Este año, la mayoría de los montajes son en el Centro Cultural Gabriela Mistral. Amledi, El Tonto -la obra de Raúl Ruiz inspirada en Hamlet- amenaza con convertirse en una de las preferidas (del 4 al 10 de enero). Será en el mismo lugar en que estará El hombre que daba de beber a las mariposas, del TeatroCinema: en el Teatro Municipal de Las Condes, del 12 al 15 de este mes.

La coproducción chileno-colombiana Cuando el Río Suena, promete ser toda una experiencia en el zócalo MAC. Cada uno hace su viaje.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Santiago

Página 82