Antofagasta, con sabor colombiano

Llegan a Chile desde la tierra del café buscando mejores salarios y oportunidades de trabajo. Arriban con toda su familia, crean sus propios negocios y les va bien. Pero también hay otros que se encuentran con la cara más difícil de la inmigración: la estigmatización.

por Por Tamara Meruane, Víctor García y Alejandra Lobo
  • Compartir

Franklin Granja (25) canta fuerte. Mientras parte un mango para hacerlo jugo, frasea un melancólico vallenato. Piensa en su natal Colombia, de la cual partió hace 14 meses, y echa la fruta en una juguera. Sus dientes blancos, perfectos, reciben con una sonrisa a la gente que entra y sale rápido del local de jugos tropicales "Son de Piña". El negocio es de su tío, pero él lo atiende. Es uno de los tantos colombianos que se han instalado en la II Región y que llegan a 6.500 en el último año, según los últimos datos del Departamento de Extranjería y Migración de la Gobernación de Antofagasta.

La moda de las "juguerías" ha llegado también a los chilenos, que ofrecen jugos de piña, mango o leche con maracuyá. Pero la hegemonía es de los colombianos, que tienen años en la venta de zumos naturales. Por mil pesos se puede comprar un vaso grande y helado para soportar la aridez del norte de Chile. Clima que dista mucho de la humedad de Cali, Bogotá o Tumaco, ciudades de donde proviene la mayoría de estos extranjeros.

Según Richard Aguilar, cónsul de Colombia en Chile, muchos de sus coterráneos llegan al país por "la situación económica de Chile".

Para Aguilar, la inmigración al norte del país tiene relación con que "vienen, en su mayoría, por tierra, entonces por temas de distancias se ubican en esa área. Además, son plazas donde laboralmente es más fácil conseguir trabajo que en el sur o en Santiago".

Según datos del Censo de 2002, la Región de Antofagasta es la segunda que acoge más colombianos después de la Metropolitana. En esa zona se encuentran muchos que provienen del área de Buenaventura, en el Pacífico colombiano, y que trabajan como asesoras del hogar. También hay otros que son profesionales, técnicos y obreros que se desempeñan en la minería.

Paralelamente, hay un sector que se ha dedicado a uno de los oficios más estigmatizadores que hay, debido a que, como dice Aguilar, "ven a Chile como un lugar en el que se paga mejor por este ejercicio. Y hay otras que, desafortunadamente, lo hacen por necesidad". La prostitución por parte de colombianas que trabajan en "schoperías" se da, según indican en el consulado de Colombia, porque "Antofagasta y Calama son ciudades mineras y la minería trae consigo el ejercicio de la prostitución por los turnos que toman los empleados en el mes".

Pero no todo es así en el norte. Una mujer de contextura redondon habla de manera enérgica. Pide más pulpas para preparar jugos y se mueve rápido. Con su metro 60, Darlyn Montaño tiene una actitud imponente. Ella es la encargada de la juguería "La Negrita", que abrió su tía hace un par de años y que ahora tiene dos locales en el centro de la ciudad.

Todos los días se levanta a las seis de la mañana para llevar a sus hijos al colegio: Valentina, de seis años; Sylvia, de nueve años, y Bryan, de 10 años. Juntos, además de su madre y su tía, viven en el sector de Los Pinares. Ahí, casas pareadas reciben a familias de colombianos de cinco a ocho personas, quienes se juntan todos los fines de semana a compartir sus ritmos y comidas típicas.

Para Darlyn, al igual que para otros colombianos, una de las cosas que más le costó es que "por ser morena inmediatamente te asocian con el comercio sexual".

Relata que en un comienzo le costó acostumbrarse al país, pero que hoy ve lejana la probabilidad de volver a su tierra natal, porque "la posibilidad de trabajo que me ofrecía Chile me motivó a viajar para darle una mejor calidad de vida a mis hijos".

El aumento de los cafeteros

Mientras que en la Región Metropolitan eran 8.535, según datos del Censo de 2002, en la Región de Antofagasta había 1.092. Sin embargo, las últimas cifras aportadas por la Gobernación de Antofagasta demuestran un alza sostenida en la población: 3.993, en 2008; 4.499, en 2009, y 6.549 ,en 2010.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 27

Otras noticias de la página