Chile pierde un quinto de sus logros en desarrollo humano por la desigualdad

Informe de Desarrollo Humano 2010 ubica a Chile en el puesto 45 a nivel mundial, el mejor rankeado de Latinoamérica.

por Alexis de Ponson
  • Compartir

En el puesto 45 entre 169 países se ubicó Chile en el Indice de Desarrollo Humano (IDH) elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), a sólo dos casillas del grupo de países calificados como de muy alto desarrollo humano, conformado por las naciones más desarrolladas. Se trata de una nueva versión de este informe que incluye nuevos parámetros y que agrega un listado adicional: junto con el índice de desarrollo humano, este año se elaboró un ranking que suma la variable de la desigualdad con el objetivo de establecer cuánto influye ese ámbito en la posición final de los países.

En el listado general, Chile está por sobre Argentina y Uruguay. Aunque los dos países atlánticos superan a Chile en ingreso bruto per cápita, nuestro país tiene una expectativa de vida más alta (78,8 años contra 75,7 en Argentina y 76,7 en Uruguay) y más años de escolaridad (9,7 años contra 9,3 años en Argentina y 8,4 en Uruguay).

El Informe 2010 también detalla la curva ascendente del Indice de Desarrollo Humano de Chile entre 1980 y 2010: el país aumentó su esperanza de vida en 10 años, la escolaridad promedio en cuatro años y el ingreso nacional bruto per cápita en un 142%."En el largo plazo el país lo ha hecho bien, ha tenido la capacidad de traducir las oportunidades económicas en oportunidades para las personas", explica Rodrigo Márquez, investigador del Informe de Desarrollo Humano en Chile.

La desigualdad

El IDH, que mide los logros de un país en salud, educación y acceso a los recursos fue encabezado, igual que en 2009, por Noruega, mientras que en el último puesto se ubicó Zimbabwe.

Pero al tomar en cuenta la desigualdad que prevalece en materias de salud, escolaridad e ingreso (indicador que se incluye por primera vez en la medición) el panorama cambia: Chile pierde un 19% de su logro en el IDH, que se traduce en la caída de 10 puestos.

Así, Chile queda en el segundo puesto en Latinoamérica, superado por Uruguay que sólo cae dos puestos en el ranking general. Para Márquez esto demuestra que la desigualdad tiene un costo negativo para los logros del país. "Se hizo este contraste para poner sobre la mesa que la desigualdad es un freno para el desarrollo de una sociedad", dice el sociólogo para explicar por qué se midió el índice con y sin desigualdad.

En la medición de la distribución del ingreso, Chile obtiene un coeficiente de Gini de 52, igual que el año pasado. El resultado es comparable al obtenido por Nicaragua en Latinoamérica o Lesotho en Africa. Y muy distante del de Noruega de 25,8.

Con respecto a la medición de la desigualdad entre hombres y mujeres, en la cual Chile ocupó el lugar número 53 en 138 países estudiados. Las dificultades que afrontan las mujeres se concentran en el acceso al poder y al trabajo: sólo un 13% de las bancas en el Congreso son ocupadas por mujeres. Además, mientras un 79% de los hombres participa en el mercado laboral, sólo un 48% de las mujeres lo hace.

Pese a esto, un 70% de los hombres y un 67% de las mujeres acceden a la educación secundaria o superior. "Hay capacidades bastante igualitarias, (la desigualdad de género) no se puede atribuir a eso, sino a otros núcleos duros que impiden que las capacidades expresen toda su potencia", dice Márquez y agrega que las mismas personas, por motivos culturales, las que se resisten a reducir las brechas de género. De hecho, un informe del Pnud de este año reveló que un 62% de los chilenos está en desacuerdo con la igualdad de género.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

Tendencias

Página 44