Costos de la operación de rescate superan deuda de San Esteban

Codelco ha desembolsado más de US$ 15 millones para costear el rescate de los 33 mineros de San José.

por Carolina Pizarro
  • Compartir
Ampliar

Gran parte de la operación de rescate no fue gratis, sino, por el contrario, involucró millonarios contratos de servicios y abastecimientos, entre las empresas proveedoras y las grandes mineras.

De acuerdo a cifras recogidas entre las empresas de este sector, el costo total de los 69 días que duró la operación superaría los US$ 20 millones, sin considerar los gastos relacionados con la mantención de las familias, en el campamento Esperanza.

El nivel de gasto en el rescate de los 33 mineros de San José superaría las deudas de la Minera San Esteban, dueña del yacimiento, las cuales ascienden a $ 9.500 millones, es decir, unos US$ 19 millones.

Sólo por parte de la gigante estatal Codelco, se ha desembolsado sobre US$ 15 millones, lo que representa más del 75% del monto total del rescate. Estos recursos se usaron para financiar desde el arriendo de maquinaria, construcción de obras civiles, implementación de los equipos tecnológicos y de comunicaciones, además de horas hombre en el proceso de rescate y arriendo de vehículos.

Fuentes de la estatal explican que a medida que fue avanzando el rescate surgieron diversas necesidades que había que cubrir. Uno de los problemas que tenían era que no había celular en la zona de la mina. Para superar el inconveniente, extendieron contratos que tenía la División Salvador con las compañías de telecomunicaciones, lo que permitió colocar dos antenas en la zona.

Las fuentes agregan que se encontraron con todo tipo de contratistas.

Algunos muy flexibles, que cobraron a nivel de costo, como aquellos que suministraron las cámaras digitales y equipos tecnológicos. Otros, en cambio, afirman en la estatal que cobraban hasta la bencina de la camioneta que usaban.

Dada la magnitud de la operación, el directorio de Codelco tuvo que aprobar una partida especial para que la administración reflejara en ella todos los gastos asociados al rescate.

Hace unos días el ministro de Minería, Laurence Golborne, entregó los gastos que llevan, al Presidente de la República, Sebastián Piñera. Estos podrían aumentar considerando que aún hay facturas por cobrar.

Gran parte de los costos del rescate están asociados al arriendo de maquinarias y equipos necesarios para comenzar, primero los sondajes para tomar contacto con el lugar exacto donde estaban ubicados los mineros, y luego, con la estrategia que permitió su liberación.

Las mineras privadas Collahuasi, Escondida, Anglo American, entre otras, también financiaron equipos y dispusieron de expertos para el rescate. El aporte de las mineras privadas superaría los US$ 5 millones.

Uno de los principales costos que asumieron fue el uso de la perforadora T 130. La máquina que logró llegar hasta los 630 metros de profundidad tenía un costo diario de US$ 18 mil. Esta perforadora fue financiada, en una primera etapa, por Minera Escondida, y luego, por Doña Inés de Collahuasi.

Fuentes de la minera ubicada en la I Región indican que pagaron más de US$ 2 millones para la perforadora y además, en la entrega de un giroscopio, elemento utilizado en el mundo minero que permite buscar el norte.

Además está la canadiense Precisión Drilling, que está a cargo de la perforación petrolera denominada el plan C. Esta máquina fue contratada por la estatal Enap, empresa que no le cobró por sus servicios.

El mayor aporte en la operación, después de Codelco, viene de Minera Escondida, compañía que le arrendó cinco máquinas a Geotec, las que se utilizaron para los primeros sondajes, entre ellos, el que llegó a los mineros y que luego se convirtió en el plan B.

Otro aporte lo realizó el brazo minero del grupo Luksic, Antofagasta Minerals, en conunto con Minera Caserones, de Lumina Copper. Ambas compañías han entregado más de 50 mil raciones de alimentos a los rescatistas en estos dos meses de intenso trabajo.

Se trata de la entrega de desayuno, almuerzo, colaciones y cena en el lugar donde se desarrollan las labores de rescate, todo elaborado por Sodexo. Además, participaron las mineras Lomas Bayas, de Xstrata y Freeport, quien aportó maquinarias e ingenieros.

Donaciones y aportes de las empresas

No todo fue pagado en esta operación. También hubo empresas que decidieron estar presentes en las labores de rescate de los 33 mineros de San Esteban, a través diversas donaciones que realizaron.

La empresa de telecomunicaciones Movistar entregó el lunes siguiente al accidente dos teléfonos satelitales con llamadas gratuitas a las autoridades de gobierno de la zona.

Esa misma empresa también alcanzó un acuerdo con el gobierno para reproducir la señal oficial del rescate. También hubo donaciones a nivel de maquinarias. Varias mineras dejaron de ocuparlas en sus faenas y las facilitaron tras el accidente.

. Peluquerías Palombo de Copiapó se encargó de embellecer en forma gratuita a los familiares que llevan más de dos meses en San José. También está el aporte del empresario Leonardo Farkas, dueño de Compañía Minera Santa Fe y Santa Bárbara, quien durante los primeros días del accidente entregó un cheque por US$ 10.000 a la familia de cada uno de los mineros atrapados. En comida, la empresa Central de Restaurantes también ofreció sus servicios para alimentar a las personas que están en el campamento Esperanza.

  • Sé el primero en comentar comentarios
     
SUPLEMENTOS Y REVISTAS

País

Página 18